Yayo Guridi: "No reniego de mi idiosincrasia"

Uno de los emblemas de Peligro sin codificar regresa a la zona con su unipersonal Yayo con todo!... y qué? Hoy y mañana se presentará en Casino Magic.

Por Analía Castro

Después de ocho años, regresa a la región el humorista cordobés que se abrió paso en la vieja versión del ciclo de Marcelo Tinelli y que cautivó a la audiencia de la pantalla chica con el fenómeno Peligro sin codificar en el que popularizó éxitos como “La cumbia papal”, nacida al fragor de la llegada de Jorge Bergoglio al Vaticano. El desfachatado José Carlos “Yayo” Guridi se subirá a las tablas hoy a las 22 y mañana a las 21 en Casino Magic (Planas 4005) con Yayo con todo!… y qué?, el clásico unipersonal en el que recrea lo mejor de su repertorio televisivo, los clásicos temas del cuarteto obrero y nuevos sketches cargados de su característico humor sin filtro. En el mano a mano que tendrá con sus seguidores arriba del escenario, el actor promete ofrecer “todo lo que la gente está esperando”. “Monólogos, chistes, canciones nuevas”, enumera y, enigmático, adelanta: “Además tenemos un artista invitado que es una especie de regalo que le queremos hacer al público por el aguante que nos hace a todos lados adonde vamos. Es una gran sensación el loco”.

¿Modificaste en algún aspecto el show?

Se va renovando paulatinamente. Con el correr de las temporadas, siempre hay algo nuevo para hacer o para estrenar en base a las cosas que me cuenta la gente en la calle, en los asados con los amigos. Está en constante remodelación. Es todo muy espontáneo, no hay dos funciones iguales. Si bien hay una estructura que contiene todo, el contenido es muy variable.

¿Cómo medís el timing con el público?

Hay algo muy concreto que es que nosotros estamos volviendo por segunda o tercera vez a cada lugar. Entonces es la prueba fehaciente de que no solamente nos quedamos en una supuesta novedad por ir por primera vez, sino que la cuestión da para volver. Ese ida y vuelta hace que uno siga en esto después de casi quince años. También hay mucha gente joven en la sala que cuando nosotros empezamos tenían 10 años o menos tal vez, y por suerte nos está garantizando cierta vigencia.

Te va muy bien en otros países de Latinoamérica donde los códigos culturales son diferentes...

Es sorprendente, te conoce todo el mundo. Hay que agradecerles a las redes sociales que han llevado esto a tal instancia. No tengo que cambiar nada, y eso que tengo giros y modismos muy propios. Los mismos productores y la gente te dice ‘no cambies nada porque entendemos todo’. Entonces es una globalización a nivel latinoamericano, si me permitís este término, que hasta hoy en día nos sigue sorprendiendo porque tampoco hacemos nada por generar esto. Es un pedido que nos llega de diferentes países y que con el tiempo tratamos de concretarlo. En noviembre volvemos a Chile. Hicimos Uruguay, Bolivia y Perú por segunda vez. Queda Colombia y México para el año que viene y tal vez volvemos a Ecuador también. Son plazas casi inéditas para nosotros y la repercusión que tenemos nos permite volver al poco tiempo.

Muchos tópicos con los que antes se hacía reír ahora son vistos como políticamente incorrectos. ¿Interfiere eso en tu modo de hacer humor?

Todo depende del ámbito. Supuestamente, dentro de un teatro es mucho más permisivo porque vos estás captando un público que te va a ver a vos exclusivamente, y el que no quiera ir que no vaya. Es muy diferente si aparezco invitado en la tele, en un programa de entretenimiento, y me voy a la mierda mal. De todos modos, lo políticamente correcto me lo vengo pasando por los huevos toda mi vida. Y no por una cuestión de rebelde o no. Uno ya es así, y la gente me vio crecer así. Es como que está esperando eso también. No podemos renegar ni del nacimiento de esto ni de la idiosincrasia de uno.

Esta semana salió la noticia de que Carlos Tevez le ganó un juicio a Roberto Pettinato por una imitación burlona que hizo de él. ¿Cómo repercute esto para un humorista como vos que trabaja sin filtro?

No conozco el caso. No me gusta opinar sin saber bien. Igual, reitero lo mismo, depende del ámbito. En Sin codificar todas las imitaciones siempre las hicimos con buena leche y en ocho años que tuvimos al aire jamás tuvimos problema con nadie.

¿Qué posibilidad hay de que vuelva a la tele Peligro sin codificar?

Concreto no hay nada. No se sabe nada. Nos gustaría volver ya que el grupo de laburo es lo mejor que hay. La pasamos muy bien entre nosotros. Pero por lo menos en la pantalla de Telefe, el programa necesitaba un año de descanso. Estoy de acuerdo de alguna forma en que no hayamos tenido aire este año. Aunque las posibilidades de volver están siempre latentes, concreto no hay nada.

¿Cómo es tu vida actualmente fuera del escenario?

Todo muy normal. Asado dos o tres veces por semana, mínimo. Escucho música todo el día, lo que se te ocurra. Pero cada tanto te agarra una enfermedad por algo. Te agarran ataques de la década del ochenta, de cuarteto, folclore, rock inglés...

¿En qué quedó tu faceta de economista?

Le sigo dando mucha bola. Me interiorizo y leo artículos específicos. Pero la balanza se tiró para este lado y el payaso le ganó al profesional.

"Lo políticamente incorrecto me lo vengo pasando por los huevos toda mi vida". Yayo Guridi, actor, humorista y licenciado en economía.

Escucha propuestas

No descarta volver a Showmatch

Después de saltar a la fama con las cámaras ocultas y otros sketch como el de “Los gauchos” en Videomatch, Yayo no descarta volver a trabajar con Marcelo Tinelli. Si bien admite que actualmente no ve el ciclo del Cabezón y que no lo han llamado para formar parte del staff, el actor señaló que podría considerar una propuesta para sumarse a “Gran Cuñado”. No obstante, desechó la posibilidad incorporarse al “Bailando”. “No puedo bailar. Tengo una rodilla que en cualquier momento me salta la rótula, pega en el techo y le saca la cabeza a alguien”, explicó con ingeniosa picardía Guridi.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído