El clima en Neuquén

icon
Temp
92% Hum
La Mañana mujer

8M: la ESI en el jardín y el rol de la mujer en las tareas de cuidado

La maestra jardinera Mavi Scattone habló de cómo se perfiló su vocación y de su profesión en la que no se ven varones.

En medio de muchas cuentas pendientes, algunos clichés y propuestas comerciales con consignas obsoletas que persisten más allá de los fuertes cambios sociales, el Día Internacional de la Mujer vuelve a poner en el centro de la escena reclamos y debates como el fuerte rol de las mujeres en las tareas de cuidado que no son remuneradas y también en el mercado laboral, donde culturalmente quedaron vinculadas a algunas profesiones ligadas a la enseñanza y asistencia de la primera infancia, para poner un ejemplo.

Invitada por LMPlay y LMNeuquén, la maestra jardinera Mavi Scattone reflexionó sobre su vocación y la tarea que realiza día a día en el Jardín Maternal Surquitos, desde una perspectiva de género.

Te puede interesar...

"La verdad que, a la hora de elegir la carrera, no lo pensé por el lado del género, me hice otras preguntas... pero sí, es un trabajo de cuidado que forma parte de la crianza", señaló la docente, antes de advertir que pese a la ausencia de esa reflexión en un primer momento, luego encauzó su feminismo con la labor que realiza. "Pude ver ahí un montón de trabajo, poniendo el cuerpo. En otros lugares veía que nada se podía cambiar", comentó.

Mavi Scattone 05.jpg

Luego de incursionar en la Comunicación Social y de tomarse un tiempo para viajar, Mavi optó por la docencia en el nivel inicial. "Siempre tuve una conexión con las infancias, siempre me atrajo. Soy la más grande de cuatro hermanos y creo que mi vocación tiene que ver con eso. Digo esto y pienso en mi infancia, en el recorrido que hice en el programa de radio infantil que hice cuando estudiaba Comunicación Social o siendo niñera desde muy chica. Creo que a los 15 años ya cuidaba niños y niñas, era un poco la niñera, seño, la prima más grande de todos y todas. Además vengo de una familia de docentes, como que la pedagogía y la didáctica siempre estuvo muy presente y me gusta, es algo que elijo todos los días", dijo la joven.

Mavi Scattone - Analía - 8M .mp4

Abrir posibilidades en la salita

"Yo trabajo en un jardín con un equipo muy lindo. Estoy aprendiendo mucho. Aún estoy en formación y tengo el privilegio de estar trabajando también", aclaró Mavi antes de contar cuál es el panorama que se encuentra día a día en la salita, en relación a los estereotipos de género tanto en los colores y el tipo de indumentaria como en los juegos.

"Todos traen sus costumbres de la casa y de a poco lo vamos modelando en el jardín. Tratamos que los juguetes que traen queden guardados en la mochila. Nosotras les damos recursos y herramientas diversas para que puedan elegir. Hay un montón de cosas, así que no nos enfocamos en lo que está diferenciado y si hay autitos, jugamos todos y todas con autitos. En el momento que hay bebés, todas y todos con bebés. Ahí te das cuenta que no hay filtro en la infancia y que para todos y todas es natural agarrar un bebé y hacerle upa", comentó.

"Siempre son los adultos y las adultas quienes ponen las resistencias, pero en general no me he encontrado con situaciones así. Nosotros aplicamos la Educación Sexual Integral (ESI), hacemos reuniones con las familias, trabajamos la cuestión de género y no hemos tenido problema. En general tratamos con familias jóvenes que incluso se acercan a pedir sugerencias. Es una crianza compartida", remarcó antes de dar un ejemplo.

IMG_20211217_112620 (1).jpg

"Algunos nenas o nenes van con las uñas pintadas y cuando otros piden pintarse, les decimos que pregunten en sus casas si pueden hacerlo y al otro día aparecen con las uñas pintadas", contó. "A muchos nenes les gustan la zapatillas que tienen brillo, entonces se las prestan un ratito", agregó.

Si bien Mavi reconoció que desde la indumentaria y los juegos se continúan reforzando estereotipos de género - encasillando por caso a las nenas con el color rosa y a los nenes con el celeste-, destacó que también existen opciones más amplias, en especial propuestas de las jugueterías didácticas. Además remarcó el rol del jardín de infantes. "Lo bueno es que van al jardín, ahí tienen más elección y cuando regresan a casa hacen la revolución porque plantean cosas, empiezan a pedir distintas posibilidades. Les puede gustar el rosa, pero está bueno que lo elijan ante la diversidad", sostuvo.

Otro punto importante que la docente resaltó fue la implementación de la ESI como propuesta pedagógica transversal a todas las actividades que se realizan en el aula.

"Yo no me imagino trabajando sin la ESI, es parte del proyecto pedagógico del jardín y las familias lo saben. Por ejemplo, en la salita de uno se trabaja con los cuidados desde el cambio de pañales. No es voy y cambio, sino que es un momento especial en el que se van a buscar los pañales a las mochilas, van reconociendo sus objetos, los objetos del compañero y la compañera. Hay una persona que viene, los cambia. Todo es mediante el juego. Hablándoles y contándoles todo el tiempo todo", precisó.

IMG_20211018_114433 (1).jpg

"Trabajamos el cuidado del cuerpo. Hay una edad en la que son muy corporales, van al mordisco o al golpe. Ahí se le explica que eso le duele al amigo, que eso no se hace, que podemos hablar y comunicarnos de otra manera, que el cuerpo se cuida. Cuando empiezan controlar esfínteres y van al baño, se les explica que se cierra la puerta, que la señorita espera afuera. Todo eso es ESI", aseguró.

Por otro lado, Mavi hizo hincapié en que, a diferencia de otras épocas en las que se trataba a las infancias como el futuro, ahora el paradigma es "pensarlas y tratarlas como presente". "Son presente, así que te agachás y escuchás el mundo desde ese lado. Es importante lo que les pase ahora", postuló.

La posibilidad de aulas con maestros jardineros

Aunque la presencia de varones como maestros jardineros es un escenario inexplorado, Mavi contó que en el camino que recorrió para formarse tuvo algún que otro compañero varón. Una peculiaridad que aún no tuvo su caja de resonancia en el mercado laboral. "Los varones son minoría pero existen. Por lo menos donde yo estudio se ven, pero son muy pocos. Lo que sí no tuve la posibilidad de trabajar con nadie. Sí profes de Educación Física y Música", señaló la docente.

Consultada sobre la posibilidad de que en un futuro exista la posibilidad concreta de ver a hombres al frente de una salita maternal y la resistencia que eso conllevaría, expresó: "Yo creo que habría prejuicio por la cuestión de que la mayoría de los maltratadores son varones. Capaz es muy extremo lo que digo, pero siempre estamos asociando el cuidado a la mujer. Siempre 'la seño' fue mujer. Quizás con los varones habría un poco de desconfianza, pero estaría bueno que aparezcan y que elijan esta profesión. Si la eligieron, van a poner el cuerpo y lo van a hacer bien, sería un gran desafío. Quizás haya resistencia desde las familias, pero es cuestión de desafiarse y ver qué pasa en el momento. Pero estaría bueno que sucediera".

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario