A 25 años de presentarse el primer smartphone

Duró apenas dos temporadas: era caro y consumía mucha batería.

Cuando Simon fue presentado en público, en Florida, allá por noviembre de 1993, hace 25 años, llamó la atención. Se llevaba a cabo la Wireless World Conference y lo más parecido que se había visto antes, en cuanto a portabilidad, era un teléfono para coches “que costaba más que el auto y sólo hacía llamadas”, recuerda un técnico del Samsung Innovation Museum de Suwon, donde hay expuesto un ejemplar de lo que fue le primer smartphone, Simon, que permitía recibir y enviar correos electrónicos y faxes, así como también conectarse a computadoras. Además, tenía calendario y agenda, disponía de un bloc de notas y ofrecía algunas aplicaciones. Incluso, anticipaba el teclado predictivo de ahora y contaba con un lápiz digital para usarlo sobre su pantalla de LCD color verdoso.

BellSouth Celular se encargó de la comercialización y lo puso a la venta casi un año después, en agosto de 1994, en un precio que rondaba los 1000 dólares (no tan distinto a un iPhone de estos tiempos), claro que en aquel momento era una tarifa alta. Eso sumado al pobre rendimiento de la batería llevaron a Simon a durar sólo dos años en el mercado. Pero la puerta se había abierto y nunca más la telefonía volvió a ser lo mismo, porque tras aquel iniciático teléfono inteligente comenzaron a generalizarse los celulares y su uso masivo originó nuevas necesidades.

Te puede interesar...

Pero aquel aparato de IBM cambió para siempre la telefonía y abrió la puerta a todo lo que vino después.

Joshua Cho, vicepresidente del grupo Audiovisual de Samsung Electronics, resume que los clientes, tras la aparición de las primeras unidades con pantalla, fueron demandando “más resolución, más tamaño, más alcance, más usabilidad, nuevos diseños y menos consumo de batería”.

En tamaño, hoy los teléfonos rozan su techo. De hecho, las nuevas unidades generaron la venta de unos anillos que se pegan a la parte trasera para manejar los aparatos con más comodidad. La industria intentó ganar pantalla eliminando casi al 100% el marco. Queda un nuevo cambio, que será la próxima aparición de la pantalla plegable, “que permitirá disponer de más su

perficie de visión de determinadas aplicaciones sin aumentar el tamaño del teléfono”, según el vicepresidente del grupo de investigación de Samsung, Byung Duk Yang. En cuanto a baterías, la apuesta es al grafeno, un material compuesto por carbono con el que se esperan mejores baterías en cuanto al tiempo de duración de la carga y a la vida útil.

Pero la evolución sigue y lo que hoy parece una utopía, un imposible, quizá sea lo que se esté presentando dentro de un tiempo.

La revolución está por empezar

La auténtica revolución de la telefonía móvil está basada en los tres mandamientos de las grandes compañías: 5G, internet de las cosas e inteligencia artificial. El 5G es la nueva banda ancha inalámbrica que proporcionará velocidades de carga y descarga hasta 100 veces superiores a las actuales, incluidas las que ofrece la fibra óptica. El internet de las cosas supone la interacción de las máquinas entre sí, permitiendo manipular cualquier aparato a distancia a través del celular y la IA, que jugará un papel clave en el proceso de datos y el modo de mostrárselos al usuario.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído