A Chamorro lo apuñalaron cuando hablaba por teléfono

El capo narco de Los Monos sigue en estado crítico y muy vigilado.

Guillermo Elia
policiales@lmneuquen.com.ar


Neuquén.- El capo narco de Los Monos Jorge Emanuel Chamorro estaba hablando por teléfono con un familiar cuando fue atacado por la espalda por otro interno que buscaba "sacar chapa" en medio de una disputa por el control del pabellón 5, de máxima seguridad, en la cárcel federal U9.
Chamorro permanece en estado crítico tras sufrir, la noche del lunes, dos paros cardiorrespiratorios. El Hospital Regional de Neuquén, donde está internado, se encuentra rodeado de penitenciarios por seguridad.

Las autoridades de la U9 se manejaron bajo absoluto hermetismo y lejos de aclarar el panorama solicitaron a este medio remitirse a la Justicia Federal y al Ministerio de Justicia de la Nación.
Tras sortear el cerco informativo, LM Neuquén pudo reconstruir cómo fue la tarde del lunes en el pabellón 5, donde Chamorro quedó alojado desde que llegó el 23 de enero. El narco había sido trasladado desde la cárcel de Piñero, cerca de Rosario, ante los rumores de una posible fuga. Además, lo habían separado del líder de Los Monos, Guille Cantero, a quien derivaron al penal de Chubut.

Desde que Chamorro llegó a la U9, los presos le rindieron respeto por su frondoso prontuario. El narco no pidió estar aislado, como sí hizo en Chubut Cantero por temor a que lo mataran, y compartía con otros 18 internos el pabellón de máxima seguridad.

Itacas: Dos penitenciarios armados están las 24 horas a los pies de la cama de Chamorro.

Durante los recreos mantenía largas charlas con un pequeño séquito al que le contaba sus andanzas.
En la celda no tenía ni una revista, no le interesaba leer nada. Sólo pensaba en su regreso a Buenos Aires. A fines de enero su abogado ya había presentado un escrito en el Juzgado Federal de Rosario para solicitar el traslado a Ezeiza.

Finalmente, la orden judicial para su envío al penal de Ezeiza se dio a conocer el jueves pasado, entendiendo la necesidad del narco de estar cerca de sus familiares. Si bien todo el sistema penitenciario estaba informado, todavía no se había resuelto la fecha para el traslado, que se iba a realizar bajo un minucioso operativo ante el temor a una emboscada para rescatarlo.
La última llamada

El lunes, a las 15:30, Chamorro había compartido parte de la jornada con el grupo de presos que lo rodeó desde su arribo a la U9. Cuando comenzó la refriega en el pabellón, por una disputa de poder, el narco se encontraba realizando una llamada telefónica a unos familiares con los que hablaba sobre su pronto traslado a Ezeiza.

El agresor, Nicolás Centurión, que cumple una condena por robos con arma, abordó a Chamorro cuando estaba de espalda y lo apuñaló. "Centurión es un preso de poca monta que buscaba sacar chapa y andar presumiendo de que lo puso a Chamorro porque en la cárcel eso pesa", contó una fuente.

El agresor, por estas horas, está en uno de los buzones del subsuelo de la U9, donde lo aislaron para evitar que otros presos quieran vengar a Chamorro. El ataque es investigado por el Juzgado Federal 2 a cargo de Gustavo Villanueva.

Manejaba la comercialización


Jorge Emanuel Chamorro integra la organización narcocriminal más conocida del país, Los Monos, que tiene como territorio de acción la ciudad de Rosario. El 28 de diciembre el juez Bailaque lo procesó por narcotráfico junto a otros 23 integrantes de la banda. Chamorro es considerado por los investigadores un tercera línea de la organización y tenía a cargo el manejo de la comercialización de marihuana en un sector de Rosario.

Sufrió dos paros cardiorrespiratorios

El capo narco se encuentra internado en el sector de terapia intensiva del hospital Castro Rendón y su estado continúa siendo crítico.

Chamorro ingresó al servicio de emergencia del hospital el lunes a las 16 con una herida cortante en el cráneo, dos heridas similares en la pierna izquierda a la altura del muslo y otra en el pecho que literalmente le atravesó el corazón. Todas fueron provocadas por la misma arma, una faca. Por esta última herida se le practicó una cirugía cardiaca de urgencia que finalizó con éxito luego de dos horas de trabajo del equipo coronario del Castro Rendón.

Durante la madrugada, Chamorro sufrió dos paros cardiorrespiratorios. Los médicos lograron reanimarlo y quedó internado en terapia intensiva con asistencia respiratoria mecánica. Está inconsciente.

Poco después del mediodía, desde el Juzgado Federal de Rosario, a cargo del juez Marcelo Martín Bailaque, llegó al Hospital Regional un pedido de informe que tenía como finalidad saber el estado de salud de Chamorro y si está en condiciones de ser trasladado, aunque no especificaron si era a Rosario o a Buenos Aires. Desde el hospital contestaron que era imposible por el estado crítico en el que se encuentra.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído