A dos meses de su desaparición, no hay avances en la causa del policía asesinado

Ofrecen un millón de pesos de recompensa a quien ofrezca datos o pistas firmes.

A poco más de dos meses de su desaparición, sigue siendo un misterio cómo fueron los últimos veinte días de vida de Lucas Muñóz, antes de su hallazgo en un descampado cercano a la ruta de Circunvalación. La espera por informes científicos continúa y en los escasos avances del caso, no se han obtenido pistas firmes ni datos certeros sobre el secuestro y posterior homicidio del joven oficial de policía.

El Ministerio Público Fiscal de Río Negro, volvió a recordar ayer la vigencia de la recompensa de hasta un millón de pesos que el Ministerio de Seguridad y Justicia de la provincia fijó para quienes puedan aportar datos relacionados con la desaparición y posterior homicidio del agente policial Lucas Muñoz.

El régimen del Programa Nacional de Protección a Testigos e Imputados, Ley 25.764 y por el Sistema Provincial de Protección de Víctimas y Testigos, Ley 5101, que rige para el caso, tampoco logró conmover a posibles informantes y más allá de infinidad de testimonios y declaraciones recibidas en sedes judiciales, aún no hay datos firmes que lleven a resolver el caso ni profundizar la investigación.

Mientras la espera por importantes informes técnicos de diversos peritos continúa, los elementos que ya se analizan no aportan datos claros. En el teléfono celular de la víctima no aparecieron comuicaciones ni mensajes que generen dudas. Los investigadores encontraron una importante cantidad de videos y fotografías. Parte de ese material, parecía afianzar una de las hipótesis manejadas por los investigadores. Aunque el contexto en que se dio el asesinato del joven no encaja en ese escenario.

Así, la situación se torna enigmática y los informes que esperan recibir los fiscales son fundamentales para abrir el panorama. El Gabinete de Criminalística de Gendarmería Nacional se llevó una importante cantidad de elementos para peritar en Buenos Aires y todavía no concluyó ninguno de los estudios, según confían las fuentes consultadas.

En tanto se conoció que en la computadora de Muñóz, no habían sido eliminado archivos en el marco del allanamiento que practicaron los oficiales Luis Irusta y Maximiliano Morales cuando perpetraron un allanamiento ilegal en la habitación que alquilaba el joven en una hostería céntrica. Sobre este punto, aún se espera la recepción de un informe requerido a un perito de la parte querellante.

Muñóz había desaparecido el pasado 14 de julio mientras caminaba rumbo a la Comisaría 42 del barrio 2 de Abril en la que prestaba servicios como oficial. Sin rastros sobre su paradero, fue buscado intensamente y encontrado 27 días después por el personal del COER de Villa Regina en un monte lindero a la ruta de Circunvalación, a unos cientos de metros del nacimiento Sur de dicha arteria.

Su muerte derivó en causas contra varios miembros de la fuerza, inclusive de altos mandos, y un sinfín de allanamientos en dependencias policiales y privadas, desarrolladas en su mayoría por personal de la PSA.

Además, durante el transcurso de la investigación se logró el secuestro de un vehículo, que fue peritado por el personal de Gendarmería.

Fuente: El Cordillerano

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído