A un comedor no le alcanza ni para pagar los servicios

Es el del Colegio San José Obrero. También recibe los lunes a más alumnos que se sientan a la mesa.

Georgina Gonzales

gonzalesg@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Neuquén. El Colegio San José Obrero, que hace 50 años recibe en el este de la ciudad a jóvenes hijos de trabajadores humildes, se encuentra hoy con dificultades para pagar los servicios, y con un comedor al que día a día asisten más alumnos de lo previsto. No escapa a la crisis, como muchas instituciones.

Solo de luz este mes tuvieron que enfrentar una factura de 65 mil pesos y otros 20 mil se fueron en el gas. La institución es pública de gestión privada, pero poco más del 30% del alumnado paga la cuota mensual de 700 pesos. Un monto inalcanzable para un colegio que estaba acostumbrado a pagar otros valores y que tiene desde hace años un fin social.

La escuela tiene 560 alumnos repartidos en los tres planes, ofrece un ciclo básico técnico por la mañana, por la tarde un secundario para adultos y por la noche, formación profesional.

Por esta organización la escuela está abierta desde las 7 hasta las 23 y recibe a chicos de 14 a 25 años, provenientes en su mayoría del oeste de la ciudad, aunque también varios alumnos que viven en Confluencia, Sapere, en Costa Norte y Costa Sur de Cipolletti, y también chicos de Plottier, Centenario y Allen.

“El colegio no escapa a la crisis y la refleja día a día. La situación económica de las familias es cada vez peor y eso se ve en los chicos”, dijo Gastón Maina, Administrador del Colegio San José Obrero

Un comedor concurrido

De esa población al menos 250 jóvenes almuerzan en el colegio todos los días y unos 60 también cenan. Según comentó el administrador ese número viene en crecimiento sin pausa y los lunes es aún más concurrido.

“Los chicos vienen con hambre, tuvimos casos de alumnos que se nos desmayan en la formación, sobre todo los días lunes. Porque vienen de no comer el fin de semana. Eso no nos lo contó nadie, sino que nos pasa a diario”, expresó Maina.

Los directivos y profesores del Colegio San José Obrero de origen salesiano no bajan los brazos. Y ante esta crisis van a realizar una rifa que les permita tener pagos algunos meses de los servicios.

Como es un colegio privado de gestión pública, reciben un aporte del Estado con el que hoy pagan el 80% de los salarios de los profesores. Y también reciben otro aporte para el comedor, que suelen estirarlo para llegar con un plato de comida para todos.

Embed

“Pero no alcanza. Nos hacemos cargo de pagar todos los insumos para que los chicos aprendan. También de pagar todos los servicios. Pero es algo que nos cuesta pagar. Estamos juntando el dinero mes a mes para pagarlos”, explicó el directivo, quien agregó: “Nosotros tratamos siempre de ayudar en todo lo que se pueda, transporte, alimentos, ropa. Recibimos a los chicos como vienen y buscamos darles todas las herramientas para que el pibe o la piba puedan cambiar su historia”.

Y con mucho esfuerzo sus directivos y colaboradores logran que el colegio siga funcionando. No pueden cerrar sus puertas porque están detrás de dos objetivos: primero, “que los pibes aprendan, para que cambien su historia. Y después porque muchos pibes vienen además de aprender a satisfacer algunas de sus necesidades”.

Otra de las maneras que encontraron para recaudar fondos es a través de las ventas de los productos que los mismos alumnos producen.

Incluso hace unos años que lograron abrir un local comercial en el frente de la escuela, en Primeros Pobladores al 1145, donde ofrecen trabajos de carpintería, bobinados de motores y herrería.

Una rifa solidaria como ayuda

Como los integrantes del Colegio San José Obrero no se quedan quietos para lograr mantener su obra, esta semana largarán una rifa solidaria para que todos puedan colaborar con esta institución, que atiende a 560 estudiantes de bajos recursos. La rifa va a sortear el 16 de agosto y va a tener un costo de 300 pesos. Los que deseen colaborar se pueden acercar al salón comercial del colegio de 9 a 17. El primer premio va a ser un televisor led, donado para esta rifa, y premios en efectivo.

LEÉ MÁS

El comedor del barrio los salva de pasar hambre

Se incrementó la demanda en el comedor Caritas Felices

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído