Abrieron por primera vez la "Bóveda del Fin del Mundo" para ayudar a Siria

Se trata del "Arca de Noe" de las semillas, que fue creada en el año 2008 en Noruega.

El "Arca de Noe" de las semillas del mundo, ese proyecto universal plantado entre los hielos del Ártico para algún día replantar el planeta devastado por los humanos, ya tuvo que ser abierto. Más de 100 mil semillas salieron de la Bóveda del Fin del Mundo en los últimos días por la guerra civil en Siria.

La Bóveda, enterrada bajo la tundra congelada de la isla noruega de Svalbard, en el Ártico, tiene cientos de miles de semillas de más de cinco mil especies diferentes. Y sólo puede ser abierta en caso de un acontecimiento catastrófico, como inundación o sequía, que amenace a un cultivo con la extinción.

La Bóveda Global de Semillas de Svalbard fue creada en el año 2008 por Noruega a 1.300 kilómetros del Círculo Polar Ártico para proteger cultivos vitales para la humanidad, como el trigo o la cebada, contra posibles e hipotéticos desastres mundiales, como una guerra o una pandemia. Desde todos los lugares del mundo, cajas con semillas son enviadas allí para un almacenamiento seguro a largo plazo en las bóvedas permafrost y de roca, frías y secas, que asegura que las muestras de semillas permanecerán congeladas.

Desde que comenzó a funcionar, allá por 2008, esta bóveda ha almacenado un total de 864.000 muestras de semillas, lejos de su capacidad de 4 millones.

Nunca hasta ahora se había sacado una semilla, pero la guerra civil de Siria en su máximo nivel de caos y devastación prendió las luces de alerta. Y la bóveda se abrió.

Sin ninguna señal de mejoría en las condiciones de Siria, es hora de cobrar —o más bien descongelar— la póliza de seguro.

Así el conflicto bélico ha motivado que el Svalbard Global Seed Vault, su nombre en inglés, tenga que abrir sus puertas para extraer los granos que la contienda ha destruido.

Es la primera vez que el ICARDA –Centro Internacional de Investigación Agrícola en Zonas Áridas– solicita sacar muestras. La organización quiere retirar casi 130 cajas de 325 que había depositado en la bóveda, por lo que un total de 116.000 semillas irán a parar a Aleppo, ciudad siria que desde hacía tiempo no daba abasto a sus necesidades con el propio banco de granos que cuenta entre sus calles.

Pero el problema no está solo en Siria, la FAO –Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura– ya alertó que se ha perdido el 75% de la diversidad de cultivos de la Tierra.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído