El clima en Neuquén

icon
36° Temp
12% Hum
La Mañana mar

Abuela coraje: superó al COVID y conoció el mar a sus 109 años

Tras más de cien años viviendo en Rincón de los Sauces, doña Panchita Lara pudo cumplir su sueño de conocer el mar.

Con la alegría de un niño que vio por primera vez el mar a sus 109 años. Doña Panchita Lara pudo adentrarse en el agua y mojarse los pies en las playas de Las Grutas. Luego de una vida sin salir de Rincón de los Sauces, su familia se propuso que este año la llevarían a cumplir uno de sus secretos sueños y no esperaron mucho.

Los organizadores del viaje fueron su hija Rebeca y su nieta Carolina que, tras un duro momento vivido durante la pandemia cuando doña Panchita dio positivo al COVID, decidieron regalarle un viaje al mar que tanto la atraía y nunca pudo conocer. Para ello se barajaron varias opciones y la ganadora, por una cuestión de distancia geográfica, fue Las Grutas.

Te puede interesar...

“Hicimos el viaje en dos tramos porque era un viaje muy largo y ella es muy grande. No queríamos que se sintiera mal por la cantidad de horas en la ruta”, explicó la nieta a LMNeuquén.

Sin embargo, una vez en su destino se encontraron con un contratiempo con el que no contaban: las ráfagas de viento. Es así como tuvieron que demorar el objetivo del viaje por unos días. “Aprovechamos que el primer día venía cansada por las horas de viaje y entonces se quedó descansado”, contó la nieta.

Pero el viento parecía que iba a estar instalado por varios días más, así que, para contener un poco las ansias de ver el mar de doña Panchita, su familia la llevó a pasear por la costanera donde por primera vez pudo estar frente a la inmensidad del agua. “No podía creer estar ahí, decía ‘es muy grande la mar’, pero queríamos que ella pudiera sentir el agua”, relató.

Con los días de mal tiempo, la familia aprovechó para buscar un lugar donde no hubiera que caminar por una bajada empinada para llegar a la playa. Tarea muy difícil, dado que Las Grutas se caracteriza por sus pendientes de ingreso a los balnearios. Sin embargo, se dividieron por grupos para realizar una búsqueda exhaustiva y encontrar el sitio adecuado para el objetivo del viaje.

Tres días después habían encontrado el lugar perfecto, Mar Grande, y el 1 de enero por fin pudieron llevar a doña Panchita a la playa. “La ayudamos a llegar hasta el mar porque ella da pasitos muy cortitos así que hay que tenerle paciencia, pero estábamos todos hijos, nietos, sobrinos acompañándola”, contó emocionada Carolina.

Doña panchita Las grutas

Fue así como con la inocencia y la alegría de un niño sus pies tocaron primero la arena y después fueron alcanzados por el agua del mar.

“Tenía una alegría impresionante, cuando el agua la tocaba se reía y largaba grititos de emoción. Es un sentimiento muy grande haberle podido cumplir este sueño a mi abuela”, aseguró.

Una vida marcada por el trabajo

Este año se cumplirán 102 años de la llegada de doña Panchita a Argentina desde Chile. Arribó en 1920 con su familia, cuando solo era una niña de 7 años. Emigraron a tierras neuquinas en busca de un mejor futuro y se establecieron en lo que hoy es Rincón de los Sauces.

“Cuando ellos llegaron acá les hicieron los documentos por eso el de mi abuela dice que tiene 100 años, pero ella dice que ya tenía 7 años cuando llegó y se acuerda de tantas cosas de su vida allá que nosotros pensamos que a lo mejor era un poco más grande”, dijo Carolina.

Desde aquel día de 1920 hasta la fecha doña Panchita nunca había viajado a más que ciudades vecinas y jamás tuvo vacaciones. Por eso su familia decidió cumplirle uno de sus anhelos secretos: conocer el mar. "Ya está, pudimos traerla y que ella pudiera entrar al agua. Los sueños se cumplen en vida y mi abuela pudo cumplir uno de los suyos", señaló.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario