Acercar Justicia llega a los rincones de la provincia

Con la tecnología, evitan que víctimas y testigos hagan largos viajes.

Entendiendo lo complejo que es trasladarse de una localidad a otra, en el interior de la provincia la Justicia se acerca cada vez más a la gente y, para ello, cuenta no solo con la buena voluntad de los funcionarios sino también con la tecnología.

El programa Acercar Justicia se lleva adelante en el norte y el centro de la provincia, aprovechando las condiciones de conectividad que tienen los juzgados de Paz.

Te puede interesar...

María Luisa Squetino, titular de la Oficina Judicial de Zapala, contó a LMN que “la dispersión geográfica es muy importante y la gente de las zonas rurales pierde mucho tiempo en ir hasta Zapala o Chos Malal para participar en una audiencia que, a lo mejor, dura 15 minutos”.

En la tercera circunscripción judicial, Zapala, como localidad más alejada está Aluminé, a 178 kilómetros, y la más cercana Mariano Moreno, a tan solo 23 kilómetros. A esto se suma el costo del pasaje de ida y vuelta: a Aluminé $1500 y a Mariano Moreno $235.

Si bien el costo se le reintegra, la cantidad de horas de viaje lleva a que la persona pierda el día de trabajo, lo que es muy complicado para aquellos que viven al día.

Por ese motivo es que se coordinó con los jueces de Paz de cada una de las localidades, y aprovechando la conectividad que tienen, citar al testigo o a la víctima para hacer una videoconferencia.

“Los jueces de Paz se mostraron muy interesados en cooperar. Ahora todo es más sencillo y así la gente no pierde el día. En el juzgado casi no se ocupa espacio, en una oficina se aprovecha la conexión a internet para hacer la videoconferencia, que pueda ser por el sistema interno (policom), por Skype o incluso con una aplicación que se descarga de manera gratuita en el celular”, detalló Squetino.

De esta manera, utilizando el sentido común y la tecnología, la víctima o el testigo de una causa no tiene que salir de su localidad, y desde la sala de audiencia de Zapala los funcionarios judiciales pueden entrevistarlo tranquilamente. Una vez concluido el requerimiento, se le extiende un certificado a la persona y se retira.

Lo que antes podía llevar todo el día hoy se resuelve, como mucho, en una hora.

Esta es una señal más de que la Justicia comienza a entender que es un servicio y que sus funcionarios son servidores públicos y están para ayudar al ciudadano.

En los pueblos han hecho juicios

En Chos Malal, los funcionarios judiciales desde hace años vienen realizando audiencias en los parajes alejados para evitar el traslado de los pobladores.

Esto significa que todos los funcionarios judiciales van a las entrañas de la zona, e incluso al lugar del hecho, para hacer el juicio.

Es así que ya cuentan con juicios en Los Miches, El Huecú, Barrancas y Andacollo.

De hecho, el juicio en Andacollo evitó que se trasladaran unas 50 personas, sin contar que fue todo un acontecimiento para los pobladores, que nunca habían presenciado un debate oral.

La cabeza de todo esto es Claudio de Cerchio, titular de la Ofiju de Chos Malal, que analiza con su equipo cada uno de los casos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído