Adrián lleva la educación a través de las montañas

Un maestro rural propuso crear el cargo itinerante para dar clases cuando los chicos cuidan a los animales. Fue premiado por Nación.

Ana Laura Calducci

calduccia@lmneuquen.com.ar

NAHUEL MAPI ARRIBA

Antes del otoño, las aulas del último ciclo de la Escuela Rural 306 quedan casi vacías. Muchos chicos deben ir a la veranada y faltan a clases. Preocupado, el maestro Adrián Reinozo propuso algo tan lógico como innovador: que se nombre a un docente itinerante para ir a enseñar a los puestos en la montaña donde cuidan a los animales.

Por su iniciativa, el gobierno nacional lo acaba de distinguir con el premio Buen Educador 2016. Ahora, espera que el reconocimiento se traduzca en financiamiento para su proyecto.

Por estos días, Adrián se convirtió en una repentina celebridad docente. El 11 de septiembre, las autoridades del Ministerio de Educación de la Nación lo premiaron con honores en un acto en San Juan y ayer recibió, además, una distinción del gobierno neuquino.

Para él fue una sorpresa. Tiene más de 20 años como maestro rural, casi siempre dando clases en la zona cordillerana al norte de Junín de los Andes. Hoy enseña Matemáticas y Ciencias en la primaria 306 de Nahuel Mapi Arriba, cerca de la frontera con Chile, en tierras de la comunidad mapuche Linares.

Hace dos años, cuando asumió como director de la Escuela 306, comenzó a trabajar en un proyecto para asegurarles a los chicos una continuidad en la enseñanza. “En invierno pierden clases los más chiquitos, porque es un camino de alto riesgo y sólo los más grandes llegan caminando; en verano, de enero a mayo, son los grandes los que se van a la veranada y faltan”, relató.

Como muchos maestros rurales, entendió que su lugar de trabajo no era sólo el pizarrón y los pupitres. Como pudo, se dedicó a recorrer la montaña, a “aprender” sobre la vida de sus alumnos. “Caminé hasta los puestos de veranada y descubrí que es una labor cultural, que los chicos se inician ahí en oficios heredados de sus padres con el cuero, la madera, el telar; entonces, salió la idea de que la escuela trate de llegar donde están ellos”, contó.

Proyecto premiado

Reinozo presentó el proyecto el año pasado con la expectativa de convertirse en el primer maestro rural itinerante de Neuquén.

A fines de agosto lo llamó la ministra de Educación, Cristina Storioni, y le informó que lo iban a elegir como Buen Educador 2016, un programa que premia cada año a 24 docentes de todas las provincias del país.

Adrián comentó que sus alumnos aún no se enteraron del premio, así que está ansioso por volver pronto a Nahuel Mapi Arriba con la novedad y con los 12 mil pesos que les dieron “a cada maestro para proyectos institucionales”.

Confió que espera que este premio le abra las puertas para poner en práctica, con un cargo formal, su proyecto itinerante. “Quisiera implementarlo en este ciclo lectivo que empieza en septiembre, porque ya tenemos alumnos que no pueden llegar”, explicó el docente rural.

Sin límites

Conocimientos en las alturas

La primaria 306 funciona desde hace 23 años en medio de la montaña, a más de 1500 metros sobre el nivel del mar. La localidad más cercana es Junín de los Andes, a 80 kilómetros de distancia. Para llegar al colegio, hay que tomar un camino sinuoso que se desprende de la Ruta Provincial 23.

Víctor Hugo Contreras, actual director de la escuela, contó que trabajan ahí siete docentes. Este mes, iniciaron el ciclo lectivo con 25 alumnos, mientras esperan que se vayan sumando los que todavía no volvieron de la invernada.

Comentó que se enteraron del premio a Adrián hace unos días: “Y lo tomamos con alegría, por él y por el reconocimiento a todos los docentes rurales, porque así se da a conocer lo que se trabaja con los chicos, que en general son todos de origen mapuche”. Indicó que, cuando acompañan a sus familias en la trashumancia, los chicos recorren “los lugares más inhóspitos que nos podamos imaginar”. Agregó que el proyecto de maestro itinerante servirá para que no pierdan continuidad en las clases.

“El mayor reconocimiento es encontrarme en la calle a un alumno varios años después que me para y me presenta a sus hijos; entonces veo que lo ayudé a hacer su camino. No hay nada más lindo que eso”. Adrián Reinozo. Premio al Buen Educador 2016

Famoso por una semana, pero feliz de por vida

NAHUEL MAPI ARRIBA

Desde el domingo pasado, Adrián Reinozo convive con una fama inesperada. Ayer, mientras participaba como invitado especial en varios actos en la Casa de Gobierno, funcionarios y curiosos lo paraban para felicitarlo. Acostumbrado al silencio de la montaña, él hablaba poco y hacía un esfuerzo por sonreír frente a las cámaras.

En San Juan, el pasado 11 de septiembre cuando le entregaron la distinción, se la dedicó emocionado a su familia. “Quise hacer un reconocimiento a mis viejos, por los valores de que con la lucha se llega a muchas cosas; a mi esposa, mis hijos y a todos los maestros rurales neuquinos”, contó después.

Comentó que le alegra ser una celebridad, aunque sea un momento pasajero. “Para mí, el mayor reconocimiento es encontrarme en la calle a un alumno varios años después, que me para y me presenta a sus hijos; entonces veo que lo ayudé a hacer su camino como individuo y no hay nada más lindo que eso”, destacó Adrián.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído