El clima en Neuquén

icon
Temp
99% Hum
La Mañana talibanes

Afganistán: Al-Qaeda podría amenazar a EE.UU. en un año

El general estadounidense Mark Milley advirtió los talibanes no han roto sus vínculos con el grupo responsable del 11-S y siguen siendo una organización terrorista.

Tanto Milley como el Secretario de Defensa, Lloyd Austin, están siendo interrogados en el Congreso sobre la retirada de Afganistán el mes pasado.

El gobierno se derrumbó ante el rápido avance de los talibanes en el país.

Te puede interesar...

El senador y líder de la comisión, Jack Reed, dijo que los legisladores querían saber si Estados Unidos "pasó por alto los indicadores" del colapso del gobierno.

Estados Unidos ha dicho que ahora se dedicará a misiones antiterroristas.

La audiencia, celebrada por el comité de servicios armados del Senado, se produce semanas después de una caótica retirada en el aeropuerto de Kabul, mientras las potencias extranjeras intentaban llevar a sus ciudadanos a casa y miles de afganos desesperados pedían ser rescatados.

Embed

Un atentado suicida mató a 182 personas durante la operación de retirada. Trece miembros del personal de los servicios estadounidenses y al menos 169 afganos murieron en la puerta del aeropuerto el 26 de agosto.

La audiencia del martes comenzó con el testimonio inicial del Secretario de Defensa Lloyd Austin, seguido por el General Milley.

El general Milley afirmó que ahora será más difícil proteger a los estadounidenses de los ataques terroristas desde Afganistán.

"Los talibanes eran y siguen siendo una organización terrorista y todavía no han roto los lazos con Al Qaeda", dijo.

"Una Al Qaeda reconstituida o el ISIS [grupo Estado Islámico] con aspiraciones de atacar a Estados Unidos es una posibilidad muy real, y esas condiciones para incluir la actividad en espacios no gobernados podrían presentarse en los próximos 12 a 36 meses".

El general Milley dijo que a finales de 2020 evaluó que una retirada acelerada de las tropas de Afganistán podría precipitar el colapso del gobierno.

Pero tanto él como Austin declararon que la rapidez del colapso cogió desprevenidos a los militares estadounidenses.

"Ayudamos a construir un Estado, pero no pudimos forjar una nación", dijo Austin.

Embed

El hecho de que el ejército afgano que nosotros y nuestros socios entrenamos simplemente se fundiera -en muchos casos sin disparar un tiro- nos tomó a todos por sorpresa".

Otro general, Kenneth McKenzie, que como jefe del Mando Central de EE.UU. supervisó la retirada de Afganistán, dijo en un interrogatorio que recomendaba mantener una pequeña fuerza de 2.500 soldados en Afganistán.

Las tropas estadounidenses entraron por primera vez en Afganistán a finales de 2001, poco después de los atentados del 11-S. Cuando se marcharon, Estados Unidos había gastado unos 985.000 millones de dólares y había desplegado decenas de miles de soldados, alcanzando un máximo de 110.000 en 2011.

En las semanas transcurridas entre la caída de Kabul y el plazo de retirada del 31 de agosto, Estados Unidos evacuó a los 4.000 soldados que le quedaban. También está acogiendo a unos 50.000 refugiados afganos que fueron trasladados por aire fuera de Kabul.

Hasta 20 personas murieron en las multitudes que se congregaron en el aeropuerto en los días posteriores a la toma del poder por los talibanes.

¿Quién es el general Mark Milley?

Es el principal asesor militar de Joe Biden, el presidente del Estado Mayor Conjunto (el comité de los ocho oficiales militares de más alto rango)

No forma parte de la cadena de mando con los militares y no da órdenes a las fuerzas estadounidenses. Sin embargo, es el enlace entre la Casa Blanca y el Pentágono

Fue oficial de cuatro estrellas y jefe del Estado Mayor del Ejército antes de ser nombrado para dirigir el Estado Mayor Conjunto en octubre de 2019

El general Milley se enfrenta a duros cuestionamientos, especialmente por parte de los republicanos, que han pedido su despido.

A él y al general McKenzie se les preguntará probablemente por el ataque de un dron estadounidense en Kabul el 29 de agosto, en el que murieron 10 miembros inocentes de una sola familia.

Tras el atentado, el general McKenzie dijo que los servicios de inteligencia estadounidenses habían rastreado un coche perteneciente a uno de los miembros de la familia, un cooperante, creyendo que estaba vinculado a una rama del grupo Estado Islámico (EI).

El general Milley describió en un principio el ataque como un "ataque justo". Después de que el Pentágono estableciera que los muertos eran todos civiles, se retractó, admitiendo que había hablado demasiado pronto.

No vamos a atacar a China

Recientemente se supo que mantuvo conversaciones telefónicas con los militares chinos a raíz de la preocupación por el entonces presidente Donald Trump.

Las llamadas telefónicas fueron reveladas en un libro del periodista Bob Woodward, quien también dijo que el general Milley había dicho a su personal que si el señor Trump ordenaba un ataque nuclear, entonces tendría que confirmarlo antes de que se llevara a cabo.

El principal senador republicano Marco Rubio ha calificado esto de "traición".

Pero el general Milley dijo en la audiencia que las llamadas fueron coordinadas con el entonces secretario de Defensa, Mark Esper, y su sucesor en funciones, Christopher Miller.

"Sé, estoy seguro de que el presidente Trump no tenía intención de atacar a los chinos... y fue mi responsabilidad directiva por parte del secretario transmitir esa intención a los chinos.

"Mi tarea en ese momento era desescalar. Mi mensaje volvió a ser consistente: 'Mantengan la calma, la estabilidad y la desescalada. No vamos a atacarlos'".

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario