Ahora 12 para plomeros, gasistas y hasta jardineros

Trabajadores de diversos oficios dan facilidades para salir del parate.

Alejandro Olivera

oliveraa@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN

La crisis económica llegó a los trabajadores de distintos oficios, que en la actualidad están ofreciendo sus servicios en cuotas. Albañiles, gasistas, carpinteros y plomeros adoptaron esta modalidad y aseguran que, además de ayudarlos a sortear el mal momento económico que atraviesan, dado que el trabajo no abunda, también ganan clientela.

Así, el ingenio se convierte en la llave para la subsistencia. Es por eso que algunos emprendedores están en la constante búsqueda de nuevas estrategias que les permitan mejorar su situación financiera.

En los últimos meses, estos trabajadores optaron por aceptar pagos en varias cuotas para atraer a los clientes. A través de las redes sociales, ofrecen sus servicios y se ponen a disposición del público para que les hagan cualquier consulta.

“Como no hay mucho trabajo en las obras grandes, se me ocurrió ofrecer pagos en cuotas en las redes. Yo les doy un recibo donde consta el precio final del servicio y la cantidad de pagos en los que se va a abonar”, comentó el gasista Lucas Larena.

Por su parte, Javier Cancino –albañil, carpintero y jardinero–, manifestó que comenzó a ofrecer planes en cuotas al ver que sus clientes se espantaban con los presupuestos. “A veces les paso un precio y se les complica pagar todo de una sola vez. Por eso, les pido un adelanto –un tercio del total– y les doy la posibilidad de pagarme el resto en los próximos dos meses”, puntualizó.

Matías Neade es multifunción, se dedica a la limpieza de tanques y a la reparación de aires acondicionados, lavavajillas, lavarropas y heladeras y, si bien aún no adoptó esta estrategia comercial, no la descartó. “Por el momento sólo trabajo en efectivo”, aseguró.

Según comentaron las personas consultadas por este medio, la modalidad les dio resultado y los ayudó a combatir el mal momento que atraviesan en sus respectivos rubros. “Un mes te va bien y al siguiente se cae tu economía porque nadie tiene plata para pagarte los trabajos. Tengo una clientela formada y algunas personas me deben alguna cuota, pero si ellos no cobran, yo no veo un peso”, detalló Larena.

gasista

“Me pareció bien empezar a aceptar cuotas porque así nos aseguramos el trabajo en una época donde está bastante parado. Mi señora y yo la estamos zafando, por suerte nos alcanza para pagar las cuentas”, comentó Cancino.

El más optimista fue Neade, quien aseguró que aún hay movimiento en el mercado. “Hay trabajo. No te digo que es montón, pero hay suficiente”, sentenció.

Los trabajadores consultados coincidieron en que existe un espíritu colaborativo con los colegas. Algunos aseguraron que crean grupos de Whatsapp para pasarse clientes que, por falta de tiempo u otras cuestiones, no pueden tomar. En definitiva, todo sirve como paliativo para pasar el mal momento.

Online: Los prestadores se ofrecen en las redes y dan créditos basados en la confianza.

servicios

Trabajo solidario en comedores, plazas y hogares

A pesar de que su situación laboral no es la mejor, Javier Cancino se ofrece para hacer pequeños trabajos de desmalezamiento y albañilería en plazas, comedores y hogares de ancianos.

“Lo veníamos charlando con mi señora y tomamos la decisión de hacerlo en nuestro tiempo libre”, comentó.

El trabajo solidario surgió como una forma de contribuir a que los sectores más vulnerables de la ciudad estén en mejores condiciones. Sin embargo, para realizar estos trabajos de beneficencia pide un poco de colaboración de los vecinos.

“Yo vivo en el barrio Belgrano y, como no tengo movilidad, lo único que les pido a los que se contactan conmigo es que me pasen a buscar y me traigan tras finalizar las tareas, así puedo llevar las máquinas y las herramientas y hacer lo que necesiten de la mejor manera”, explicó al respecto.

Es que, según contó Cancino, usualmente se traslada en colectivo, pero para algunos trabajos puntuales se le complica llevar todas sus herramientas y maquinarias.

De cualquier manera, el hombre no deja que estos contratiempos sean impedimentos para hacer sus tareas solidarias.

“Queremos colaborar con los lugares donde no llegan los servicios. Podemos desmalezar, hacer poda e incluso algunos trabajos pequeños de albañilería”, sostuvo.

Si bien su situación financiera no es la mejor, Cancino se mostró optimista y aseguró que continuará con las labores a beneficio de los sectores más vulnerables.

“Por suerte, conozco varios oficios y tengo muchas alternativas para subsistir mientras sigo haciendo esto”, dijo.

servicios 2

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído