Al igual que vos, tu perro se puede deshidratar

Te das cuenta si está todo el tiempo sediento, pero también si le revisás la piel y la lengua.

Hay afecciones de salud que repercuten negativamente tanto en seres humanos como en animales, y lo cierto es que la deshidratación es una de ellas. Los síntomas pueden ser similares en ambos casos y, si se trata de nuestra mascota, deben operar como señal de alerta para que, modificando determinadas actitudes, logremos una nueva situación de equilibrio en el organismo.

Si un animal pierde más agua de la que ha tomado, sin duda se deshidratará. El primer e inequívoco síntoma de que el perro está deshidratado es que se muestre sediento a toda hora del día, que todo el tiempo se encuentre demandando agua y tomando actitudes que evidencien esta cuestión. Los vómitos y diarreas se desprenden de determinados desequilibrios y, por lo general, guardan relación con la alimentación. Si bien esto no es un síntoma, puede ser causa, ya que al vomitar constantemente o al dar de cuerpo todo el tiempo puede deshidratarse.

Procurá que si tu perro tiene este tipo de problemas tome mucha agua: para no deshidratarse y, de paso, para contrarrestar el síntoma.

Si el perro está hidratado, su piel tiene una estética particular, por lo cual si el animal se deshidrata también podremos notarlo. Un síntoma concreto se puede detectar a través de un pequeño experimento que realices con su piel: estirale la piel en la parte cervical o cerca del hombro; si vuelve a la normalidad con rapidez, el perro está hidratado. De lo contrario, el animal se encuentra en problemas por carencia de agua en su organismo.

La lengua y las encías son también material de análisis a la hora de determinar una posible deshidratación. Si las encías del perro muestran sequedad, carecen de la humedad normal. Lo mismo se puede observar en la lengua. En este caso será preciso que le des toda el agua que ha ido perdiendo. De esa manera podrás rehidratarlo sin la necesidad de visitar al veterinario.

Diarrea o vómitos: Si está descompuesto, tiene muchas chances de deshidratarse por la gran pérdida de líquido.

Atendé los síntomas y consultá al veterinario

Por Sergio Gómez (veterinario)

La deshidratación en las mascotas es una causa de consulta muy frecuente en nuestro consultorio. Es muy simple: cuando sale más líquido que lo puede ingresar al organismo de nuestra mascota empiezan los problemas de deshidratación. Por lo tanto, los vómitos, las diarreas y el exceso de jadeo son las principales causas de pérdida de líquidos. Además, un dolor de cualquier tipo puede hacer que no quieran ingerir agua, entonces se produce el desbalance. Los signos de deshidratación que podés observar fácilmente son: ojos hundidos, piel que pierde enseguida su elasticidad, encías secas, ritmo cardíaco alto, y un importante debilitamiento (el animal no tiene fuerzas ni para caminar). En cualquiera de estos casos, no esperes mucho tiempo para llevarlo al veterinario, ya que este tipo de cuadros de deshidratación fuerte puede provocar la muerte en 2 o 3 días si no es tratado en forma urgente.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído