El clima en Neuquén

icon
29° Temp
23% Hum
La Mañana regularización

Al ritmo actual, llevará 17 años legalizar las tomas

En tres años avanzaron sólo en siete de las 46 que tiene Neuquén.

Ana Laura Calducci

calduccia@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

En 2014 se creó por ordenanza un organismo intersectorial para regularizar las 46 tomas que se levantaron en la ciudad. Fue una iniciativa ambiciosa, casi sin antecedentes en la zona. Desde entonces, Provincia y Municipio lograron trabajar juntos como nunca antes, pero los tiempos burocráticos aún siguen por detrás de la realidad. En tres años se blanquearon siete asentamientos. A ese ritmo, la tarea recién concluirá en 2034, con la próxima generación de ocupantes. Siempre y cuando no se agreguen nuevas tomas durante ese lapso.

El organismo se llama Unidad de Regularización de Asentamientos Urbanos (UGRA). Se creó en mayo de 2014, a partir de un proyecto del MPN y Libres del Sur, al que adhirieron las demás fuerzas.

Entonces se sabía poco sobre cuántas tomas había en Neuquén y cuántos ocupantes tenían. Había consenso en que, en muchos casos, las familias llevaban años en un mismo lote sin papeles. Eran miles de vecinos sin domicilio formal ni acceso a los servicios y en riesgo constante de perder su casa.

Ocho mil familias viven en 46 tomas

Emergencia

La UGRA tuvo como precedente una ordenanza de 2008 que reconoció la emergencia por falta de viviendas y ordenó un trabajo intersectorial con los asentamientos. Ese primer organismo se llamó Unidad Ejecutora para el Abordaje del Déficit Habitacional. Funcionó por tres años, hasta que caducó el plazo, y alcanzó a blanquear cinco pequeñas tomas: El Tanque, en Parque Industrial, y los agrupamientos 5 de Abril, Argentina, Obrador y Altos del Neuquén, en Hibepa.

Fue una experiencia limitada, en la que el Municipio convocó al Instituto Provincial de Vivienda, que tenía voz pero no voto. Con la UGRA se amplió la participación sin límite temporal y se sumaron los entes de servicios públicos como EPAS, CALF y Camuzzi.

Relevamiento

Durante el primer año, la UGRA no tuvo casi avances. Sólo determinaron que había unas 8 mil familias en 46 tomas: 26 en lotes municipales y 20 en provinciales. Recién en noviembre de 2015 se aprobaron las primeras legalizaciones para los sectores CALF y Toma Norte 2-Primera Etapa.

A mediados de 2016, fue el turno de Loteo Social San Lorenzo Sur y Toma Norte 2-Segunda Etapa. Luego, a fines de ese año, se legalizaron Itatí, Rincón del Valle y 2 y 7 de Mayo.

Y hasta ahí llegaron. Por estos días, están armando los proyectos de tres sectores del barrio Confluencia y la toma 5-10-11 de Cuenca 16. Si logran terminar este año, quedarán todavía 35 tomas pendientes.

El trabajo intersectorial tuvo chisporroteos entre Provincia y Municipio. Aun así, en ambos gobiernos destacan la coordinación que se logró. Sólo falta apurar el paso. Si no, los papeles les llegarán a los hijos de quienes hoy están en las tomas. Otro inconveniente es que, a medida que pasa el tiempo, los chicos crecen, forman sus familias y ocupan nuevos terrenos dentro del mismo asentamiento, lo que obliga a rehacer las cuentas.

Hasta ahora, las soluciones van por el camino lento, en una ciudad donde la realidad se transforma de manera vertiginosa.

Acelerar plazos, una buena opción

El Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo tiene dos representantes en la unidad para blanquear las tomas. Uno es Marco Zapata, director de Regularización. Para el funcionario, al trabajo que hacen le falta “acelerar los plazos”.

Zapata destacó: “Fue positivo reunir a los distintos actores responsables de regularizar las tomas y logramos que los equipos técnicos interactúen bastante bien”.

“Los asentamientos son dinámicos, entonces tenemos que tratar de llegar con las soluciones lo antes posible, y la verdad es que quien tiene el poder de policía, el Municipio, no nos cita con la regularidad que debería”, planteó. Agregó que, para no quedar atrás, “el trabajo se tiene que hacer a diario, que no es que la UGRA se reúna todos los días, sino acelerar los plazos”. Comentó que, aunque los papeles avancen lento, este año el IPVU aprovechó los créditos de Nación para hacer “obras importantísimas” . Aclaró no obstante que, aunque construyan redes de agua o luz, sólo la UGRA puede convertirlos en un barrio formal.

Zambrano: “Lo que necesitamos es menos burocracia”

La coordinadora en la Unidad de Regularización de Asentamientos por parte de la Municipalidad de Neuquén capital es Lilian Zambrano, la subsecretaria de Tierras. Para ella, juntar a organismos tan distintos no es sencillo y se avanzó bastante, aunque el punto flojo es la burocracia.

“En este tiempo se hizo muchísimo, porque es muy arduo coordinar sectores tan disímiles y que el trabajo efectivamente llegue a buen puerto”, remarcó.

Agregó la funcionaria que si bien quedan situaciones de toma pendientes, “los asentamientos más importantes desde el punto de vista poblacional están siendo tratados y nos van a faltar los más pequeños”.

Más simpleza

Opinó que la UGRA necesita “menos burocracia” para trabajar mejor “porque en el Municipio estamos acostumbrados a estar cerca del vecino, y hay funcionarios provinciales que vienen a las reuniones a escuchar, no pueden resolver sin consultar a otro, y ahí se pierden en la nebulosa”.

Reconoció que para las familias los problemas son urgentes y por eso, en paralelo con el papeleo, el Municipio está haciendo obras en las tomas ubicadas en sus tierras con los créditos disponibles que tiene el gobierno nacional.

LEÉ MÁS

La toma más alejada de Neuquén no tiene nombre

Denuncian un nuevo intento de toma en un barrio del Oeste

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario