Alerta: tratamientos vaginales con láser causarían problemas

La Administración de Alimentos y Fármacos de los EE.UU. advierte que pueden provocar quemaduras y cicatrices.

La Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) de los Estados Unidos anunció esta semana que había advertido a varias compañías que dejaran de promocionar los dispositivos láser para procedimientos publicitados como de “rejuvenecimiento vaginal”, diciendo que son tratamientos peligrosos y engañosos.

El organismo originalmente permitió la salida al mercado de los láseres y otros dispositivos de energía para el tratamiento de trastornos graves como el cáncer, las verrugas genitales o cirugías como la histerectomía. Pero, en los últimos años, los fabricantes han promocionado activamente el láser para síntomas relacionados con la atrofia vaginal, la menopausia, la incontinencia urinaria y la función sexual. Los tratamientos cosméticos de los spa que usan láser y otros productos para la salud vaginal también adquirieron popularidad entre las jóvenes.

Algunos tratamientos usan los dispositivos para destruir o dar nueva forma al tejido vaginal, lo que, según los fabricantes, puede solucionar algunos problemas relacionados con la sequedad y otros trastornos. La FDA no está de acuerdo. Pero aun cuando el organismo originalmente haya aprobado los dispositivos para determinados tratamientos, es legal que los médicos los usen para trastornos que no están entre los aprobados.

Cuando se utiliza el láser: Restaura la calidad de la mucosa, mejorando lubricación y sensibilidad.

Cuando se pasa por el quirofano: Se estrecha el canal vaginal, uniendo los músculos con puntos.

El organismo expresó en una carta que un fabricante, BTL Industries, comercializaba un aparato de radiofrecuencia, Exilis Ultra 360, como nuevo tratamiento para la “salud íntima de la mujer” aun cuando el producto había sido aprobado por la FDA sólo para usos dermatológicos, como el tratamiento de las arrugas, incluidas las de los párpados. “Estos productos tienen graves riesgos y no tienen evidencias adecuadas para comprobar su uso para estos propósitos”, dijo el doctor Scott Gottlieb, comisionado de la FDA. “Nos causa profunda preocupación que se esté causando perjuicios a las mujeres”.

Gottlieb también dijo que le preocupaba que el marketing engañoso de estos aparatos impidiera que algunas pacientes recibieran las terapias apropiadas para graves problemas médicos. La FDA dijo que se desconoce el alcance total de los riesgos, pero que el organismo encontró casos de quemaduras vaginales, cicatrices y dolor prolongado después de los tratamientos. El organismo recibió 14 informes de acontecimientos adversos relacionados con los tratamientos, entre ellos, sensaciones de ardor y dolor.

Ningún organismo federal ni sociedad médica tiene cifras sobre la cantidad de procedimientos de ese tipo que se realizan anualmente, pero una búsqueda informal en consultorios de ginecología muestra que se están difundiendo, pese a la oposición del Colegio de Obstetras y Ginecólogos de Estados Unidos.

Para algunas ya es una moda

Las consultas para búsqueda de soluciones de estos aspectos aumentaron cinco veces en los últimos dos años en el país. De hecho, según el Servicio Británico Nacional de Salud y la Sociedad Americana de Cirugía Plástica, la vaginoplastia de rejuvenecimiento es la cirugía de mayor incremento en el último año. Es casi una moda de la alta sociedad para recuperar la juventud.

Una forma de luchar contra el tiempo

El debilitamiento del soporte de los órganos pélvicos y ensanchamiento vaginal afecta la calidad de vida de las mujeres. Puede producir prolapso uterino (caída y desplazamiento de la vejiga) y unas relaciones sexuales con dolor, de baja intensidad o menor frecuencia de los orgasmos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído