LMNeuquen Ventas

Algunos rubros tienen su veranito con la pandemia

La cuarentena hizo crujir a algunas actividades, pero revivió a otras.

La pandemia por coronavirus y el aislamiento obligatorio modificaron los hábitos de consumo de todos los neuquinos. Con restricciones de apertura, horarios limitados y el propio temor de la población a hacer las compras, muchos comerciantes enfrentan un presente acuciante, con perspectivas oscuras para el futuro. Otros negocios, en cambio, mantuvieron o hasta vieron crecer su facturación gracias a los cambios en la demanda del público.

Desde que comenzaron las restricciones, se aconseja a los ciudadanos que salgan lo menos posible de sus hogares para hacer compras de alimentos y productos esenciales, por lo que muchos se organizaron para hacer aprovisionamientos semanales o incluso mensuales en los supermercados o hipermercados más cercanos.

Te puede interesar...

Eduardo del Prete, gerente regional de La Anónima, explicó que su situación es mucho mejor a la que afrontan otros comerciantes, como los hoteleros o gastronómicos. Sin embargo, en la comparación de estos últimos meses con iguales períodos del año anterior, se puede ver una reducción de las ventas en unidades. “Aunque la facturación puede ser mayor, eso responde a la inflación, no a un incremento en la venta de unidades”, sostuvo.

Si bien es posible ver largas filas fuera de las sucursales, Del Prete explicó que este fenómeno se debe a las restricciones de ocupación dentro de los locales. Como solo se permite el ingreso de un número limitado de personas según los metros cuadrados del local, suelen formarse colas en la vereda. Sin embargo, esto no se traduce en un aumento en las ventas para la empresa.

Notamos que la gente compra menos y cada vez compra más productos básicos, como yerba, arroz o fideos, dijo el gerente de La Anónima Notamos que la gente compra menos y cada vez compra más productos básicos, como yerba, arroz o fideos, dijo el gerente de La Anónima

“Notamos que la gente compra menos y cada vez compra más productos básicos, como yerba, arroz o fideos”, dijo el gerente. Este tipo de productos son los que menos rentabilidad aportan al supermercado, por lo que tienen que vender grandes cantidades para sacar un rédito económico. Algo diferente ocurre con los artículos más exclusivos.

Para otros comerciantes, en cambio, la pandemia significó un punto de despegue en sus actividades. Los emprendedores de costura, que solían vender accesorios de tela, marroquinería y hasta indumentaria a medida, comenzaron a dedicarse a la fabricación de tapabocas. Con la creciente demanda de este tipo de artículos, calculan que sus ventas crecieron hasta un 80% si se comparan estos meses de pandemia con los previos a la cuarentena.

80 por ciento aumentaron las ventas en actividades como corte y confección. Concretamente quienes fabrican barbijos o tapabocas encontraron un nicho con alta demanda de estos artículos.

Con la mayor permanencia dentro del hogar y la suspensión del trabajo para algunos, la pandemia fue una gran oportunidad para realizar arreglos domésticos. Las ferreterías fueron consideradas negocios esenciales, por lo que pudieron abrir sus puertas incluso en los momentos de mayor restricción. Desde estos locales afirmaron que las ventas tuvieron un crecimiento del 20% desde que se inició la pandemia.

20 por ciento aumentaron las ventas de artículos para la construcción. Las ferreterías de barrio y también las del área céntrica trabajan a pleno con quienes refaccionan sus viviendas

Según informaron desde las ferreterías del centro de la ciudad, la mayoría de los clientes compran pintura, rodillos y artículos relacionados, como yeso, enduido o aguarrás. Al principio ingresaban solo particulares que pedían asesoramiento para hacer los arreglos, o que decían haber aprendido a través de tutoriales en línea. Con la habilitación de las obras particulares, más trabajadores del rubro comenzaron a comprar.

El panorama fue muy diferente para otros comerciantes, que no pudieron abrir las puertas de sus comercios o notaron una restricción de sus ventas.

60 por ciento disminuyó la facturación de comercios por el Día del Padre. El rubro indumentaria es uno de los más castigados por la pandemia y el cierre de locales crece en la ciudad.

Una guillotina a punto de caer

Para los hoteleros la situación se torna cada vez más grave. Con altos costos operativos y sin la chance de trabajar, muchos evaluaron la posibilidad de despedir personal. Por eso, los empresarios del rubro piden una menor presión fiscal.

farmacia

-> Las farmacias registraron más ventas en el inicio, pero después cayeron

Las farmacias se encuentran dentro de las actividades que fueron consideradas esenciales, por lo que pudieron abrir las puertas de sus sucursales incluso en el contexto de mayor restricción durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Desde estos locales afirmaron que en las primeras semanas posteriores al decreto se detectó un gran incremento de las ventas, causada sobre todo por el temor de los ciudadanos a que se diera un desabastecimiento de los medicamentos básicos. Sin embargo, con el paso de los meses este flujo de clientes comenzó a reducirse.

“Con el paso del tiempo y a partir de las restricciones de circulación, tuvimos una caída de entre el 30% y el 35%, que se sintió sobre todo en abril, cuando cayó un 45%”, explicó Mauro Lanz, referente de las farmacias Global y Alpina.

“Lo que más se venden son los medicamentos que los clientes consumen habitualmente, los de pacientes crónicos”, dijo, y agregó que se notó, en cambio, una importante reducción en la venta del sector de perfumería y dermocosmética. “Estimamos que la gente compra sus artículos de higiene en el supermercado y ya no viene a la farmacia”, afirmó.

Lanz agradeció al personal de la farmacia, que trabaja en horario reducido pero con un gran compromiso para hacer frente a la pandemia. También a los clientes, que deben ingresar con barbijo o esperar en filas afuera, incluso con bajas temperaturas, para respetar las restricciones del gobierno.

“Con estas medidas de distanciamiento social no solo se reduce el riesgo de contagio de COVID-19, también de otras enfermedades propias de esta época como la bronquitis, gripe o angina”, detalló Lanz.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

59.090909090909% Me interesa
6.8181818181818% Me gusta
9.0909090909091% Me da igual
6.8181818181818% Me aburre
18.181818181818% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario