El clima en Neuquén

icon
13° Temp
36% Hum
La Mañana dosis

Alivio de los adultos mayores al recibir la segunda dosis de la vacuna

También se realizó la primera aplicación de la china Sinopharm a las personas con discapacidad entre 18 y 59 años. Hubo mucho acompañamiento de familiares en el proceso que se realizó en el Ruca Che.

Este miércoles comenzó en el Estadio Ruca Che el proceso de vacunación contra el COVID-19 a personas con discapacidad y factores de riesgos asociados, como también a adultos mayores para la aplicación de la segunda dosis de la vacuna Sputnik V.

Fue una jornada donde se repitieron escenas emotivas, de mucha gente de edad avanzada que logró quedar inmunizada, de aquellas personas con problemas de salud que habían esperado ansiosos este momento y de los familiares que acompañaron.

Te puede interesar...

También los aplausos fueron una constante cada vez que en un box se terminaba de cumplir con una tanda de vacunación, que volvió a mostrar el compromiso del personal de salud y de los voluntarios que colaboran en esta campaña.

AM-vacunacion-ruca-che-(16).jpg

A la espera de ingresar a uno de esos boxes reservados para personas con discapacidad estaba Roberto, de 59 años, enfermo renal que se debe dializar todos los días de su vida. Se lo notó cansado pero a la vez satisfecho de poder recibir la vacuna. “Yo hice vida casi normal durante este tiempo. Por supuesto, tomando todos los recaudos y cuidándome. No me veo con nadie, solo con mi familia. Me anoté para vacunarme y ayer me llegó la notificación de que tenía que venir hoy”, explicó. Respecto a sus sensaciones, contó: “En mi caso soy paciente de riesgo y esto calma la ansiedad que tenía de protegerme contra este virus maldito, estaba esperando mucho este momento”.

A ese sector etario, que va de los 18 a los 59 años, se les aplicó la vacuna china Sinopharm, recién llegada al país. Se destinarán, en esta primera instancia, 1200 dosis a personas que cuenten con el Certificado Único de Discapacidad y el acompañamiento de otro certificado médico que valide que se puedan vacunar y que no hay ninguna contraindicación.

AM-vacunacion-ruca-che-(20).jpg

Eso portaba Luis, de 55 años, que instantes después de recibir la vacuna y al ser consultado por este diario no pudo dejar de lado su emoción. Ni sus dificultades motrices, que lo obligaron a ser acompañado por su hermano, como tampoco el cansancio que mostró por el esfuerzo que le significa movilizarse, fue más fuerte que el deseo de vacunarse. “Prácticamente estuve sin salir de mi casa en todo este tiempo de pandemia. No puedo hablar de alegría porque nadie puede alegrarse por la situación que estamos viviendo pero sí es un alivio enorme saber que ahora estoy vacunado”, dijo.

En otro box y tomadas de la mano, dos hermanas del barrio Canal V de 72 y 77 años, respectivamente, mostraron sus carnets de vacunación. “Para mi es una tranquilidad muy grande, mi esposo también se vacunó, Vine acompañada de mi hermana y mi hija”, contó Marta, la más grande de ellas.

Todas escenas muy parecidas se repitieron dentro del estadio, con mucha compañía de familiares y del personal sanitario que, de manera muy prolija y paciente, guió y explicó a cada persona el procedimiento a cumplir.

Ya fuera del Ruca, subida a un auto que conducía su hija Graciela, Francisca “Chicha” Saladino, con sus 87 años a cuestas, dejó ver su alegría de saberse inmunizada, a partir de que recibió la segunda dosis de una vacuna rusa que hoy ya casi nadie pone en duda. Expresó, muy contenta, que todo “salió bien”, en consonancia con el sentir de todos porque, a decir verdad, no hubo persona alguna consultada que dijera lo contrario.

AM-vacunacion-ruca-che-(22).jpg

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

14.450867052023% Me interesa
78.034682080925% Me gusta
0% Me da igual
2.3121387283237% Me aburre
5.2023121387283% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario