Amenazó con destriparlo si seguía saliendo con su hijo

"Vos lo degeneraste", le gritó el papá de su novio. El chico lo denunció.

Catalina Arca
arcac@lmneuquen.com.ar

Sofía Sandoval
ssandoval@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
A pesar de leyes sancionadas como la de Identidad de Género o de Matrimonio Igualitario, de la difusión de la problemática y de los nuevos espacios dedicados al tema, la discriminación hacia las personas por su orientación sexual sigue presente. Más allá de los derechos conquistados, son muchas veces las mismas familias las que no aceptan a sus hijos por ser gays. Un nuevo caso neuquino abre el debate sobre el camino que falta recorrer.

Cuando salía de visitar a su novio, con quien lleva un año de relación, Gastón escuchó el paso acelerado de alguien que lo seguía y decidió apurarse, pensando que lo corrían para robarle. Pero no fue víctima de un robo sino de una violenta amenaza. “Vos degeneraste a mi hijo, alejate de él, no lo veas nunca más porque si no tu mamá va a recibir tus tripas en una bolsa”, le dijo el papá de su pareja.

Los proyectos de ley referidos a discriminación presentados en el Congreso todavía no fueron tratados.

El agresor también visitó a los padres del chico para hablar sobre la relación de los dos jóvenes y, luego de esa intervención, los papás de Gastón tampoco quisieron apoyar a su hijo. A raíz de eso, el chico decidió denunciar su caso en la Dirección de Diversidad de la Provincia.

Gastón había conocido esta oficina gracias a una charla que dio la delegación en su escuela secundaria, por lo que acudió allí a denunciar el violento episodio y a recibir asesoramiento al respecto. Tras una reunión con el director de Diversidad, Adrián Urrutia, el joven recibió el apoyo de su pareja y se encontró con la abogada Mariana González para presentar un escrito en la Fiscalía.

“Recibimos muchas denuncias en la Dirección y por eso hacemos hincapié en comenzar a debatir una ley antidiscriminatoria”, aseguró el director de Diversidad de la Provincia, quien recordó el proyecto que presentó la Federación LGBTI en el Congreso hace unos años. Por su parte, la subsecretaria de Derechos Humanos de la Provincia, Alicia Comelli, señaló que la ley antidiscriminación vigente fue sancionada en 1988 y no contempla los últimos derechos reconocidos (ver aparte).

Para la docente especializada en temas de género Ruth Zurbriggen, los casos de discriminación intrafamiliar son más comunes de lo que se cree y responden a la naturalización de una cultura heteronormativa, donde se toma a la familia tipo como una regla y no se aceptan los tipos de afectividades diversas que puede sentir una persona.

En ese sentido, recordó el caso de Natalia Gaitán, una joven cordobesa de 27 años que fue asesinada en 2010 por el padrastro de su novia. “Esa es una situación extrema pero hay muchos casos de odio, de gente que siente la necesidad de discriminar o hasta matar con el fin de hacerte volver a la norma”, explicó.

Zurbriggen celebró el hecho de que el joven acudiera a una oficina a denunciar su caso. “Es bueno que se sienta empoderado, porque antes los gays se escondían y sufrían la discriminación para evitar los enfrentamientos”, destacó.

Por su parte, Comelli aclaró que aún queda mucho por recorrer para que la gente denuncie estos actos y recordó que, más allá de las declaraciones mediáticas, recurrir a la Justicia y a las instituciones es el paso fundamental para activar los dispositivos de derechos.

Antecedente
En Cutral Co, a un pibe lo echaron de casa

Este caso de discriminación intrafamiliar hacia un joven gay no es inédito.

En julio de este año, un chico de Cutral Co fue echado del hogar que compartía con su mamá y sus cuatro hermanos luego de contarle a ella sobre su orientación sexual.

Aunque primero acudió a la casa de su tía, quien le ofreció contención a pesar de sus problemas económicos, finalmente decidió ingresar a un hogar de menores ya que su madre y su padre lo hostigaban en esa vivienda.

El caso también fue registrado por la Dirección de Diversidad de la Provincia y desde ese organismo aseguraron que están trabajando en conjunto con la Subsecretaría de Desarrollo Social para encontrar una familia solidaria que lo reciba.

Contexto
Todavía falta educación en toda la sociedad

Para Griselda Fanese, profesora en Letras e integrante del Centro Interdisciplinario de Estudios de Género (CIEG) de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo), aún falta mucha educación para incorporar en el imaginario las leyes recientes que reconocen los derechos de orientación sexual e identidad de género. “Todavía no llegaron a toda la población y a las entidades del Estado que deben velar para que estas leyes se cumplan”, señaló.

“Todo ciudadano puede tener otras opciones y ser trans, gay, lesbiana, intersex; hay una diversidad enorme de género que este hombre que agrede desconoce porque vive en un contexto anterior”, explicó la docente.

Fanese alertó sobre los riesgos de vivir atrapado en la heteronormatividad, donde se miran las relaciones sexuales desde una binorma que sólo acepta a la mujer y el varón como las únicas posiciones posibles. “En ese contexto, no hay posibilidad a otra opción identitaria”, aclaró.

Otro de los aspectos que rescató es la visión del hombre hacia el joven, que conoce su identidad no heteronormativa desde chico, como si tuviera una enfermedad posible de ser contagiada. “Se parece al planteo que se hacía antes de la Ley de Matrimonio Igualitario, cuando decían que los gays iban a tener hijos y así habría más cantidad de gays”, recordó.

El tema llegó al Congreso, pero los legisladores lo cajonearon

NEUQUÉN
La subsecretaria de Derechos Humanos de la Provincia, Alicia Comelli, aseguró que aún no hay avances para contar pronto con una ley antidiscriminatoria que contemple los casos de discriminación tanto por orientación sexual como por diversidad de género, de origen o de religión.

“Hay proyectos en el Congreso Nacional que todavía no fueron tratados”, aseguró y aclaró que, si bien se avanzó en otras leyes, como la de Identidad de Género y la de Matrimonio Igualitario, el objetivo es reformar la Ley 23592 que fue sancionada en 1988 para que esta reconozca esos nuevos derechos adquiridos.

“La ley busca que se incrementen las penas en caso de asesinato si estos son cometidos por odio por una cuestión racial, de género u otros temas”, dijo y agregó que “en ese sentido, es importante que sea nacional porque eso es necesario para tipificar los delitos”.

La ley incluiría, entre otros aspectos, sanciones para aquellos restaurantes o espacios públicos donde no dejen entrar a parejas del mismo sexo o personas con orígenes o religiones diversas.

Según Comelli, es necesario “sensibilizar a la población para cambiar patrones culturales y desnaturalizar las prácticas discriminatorias”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído