Amor eterno: hay dos ingredientes necesarios

Psicólogos aseguran que amabilidad y generosidad fortalecen a la pareja.

Nueva York.- Cada persona es un mundo, dicen, y más si decide unir su vida a la de otro.
En general, los vínculos suelen ser complejos, y mantenerlos saludables es una tarea que demanda tiempo y dedicación. Tratándose de relaciones de pareja, la cosa suele ser más difícil.

Muestra de eso es la estadística que arroja el psicólogo Ty Tashiro, autor del libro Y vivieron felices para siempre, que revela que sólo 3 de cada 10 personas que se casan permanecen en una relación feliz y saludable.

Para entender el porqué de este bajo índice, es posible tomar la descripción hecha por el psicólogo John Gottman, quien se ha dedicado a estudiar la dinámica de las parejas desde los años 70.
El especialista concluyó que hay dos tipos de parejas: los maestros y los desastres.

Para realizar esa división decidió llevar a un grupo de parejas al laboratorio y observar su interacción, al tiempo que se monitoreaba su flujo sanguíneo.

Divorcio: En Argentina, con la modificación del Código Civil, es una decisión unilateral.

La experiencia reveló que mientras los maestros revelaban una baja excitación fisiológica, es decir, se sentían tranquilos y mostraban una real conexión entre ellos; los desastres mostraban ritmos cardíacos altos, sus glándulas sudoríparas estaban activas y su flujo sanguíneo era rápido. En síntesis: tener una conversación sentados al lado de su esposo o esposa era para sus cuerpos lo mismo que estar frente a frente con un tigre de dientes de sable.

La forma en que cada uno responde a lo que el otro dice puede tener consecuencias dramáticas.

Hecha esta primera diferenciación, Gottman decidió ahondar en cómo los maestros creaban y sostenían ese vínculo. Para eso realizó un nuevo experimento e invitó a 130 parejas a pasar el día en una casa de laboratorio que simulaba ser una cabaña de fin de semana.

Allí descubrió que hay dinámicas capaces de fortalecer o erosionar una relación hasta su ruina.
Básicamente se comprobó que la amabilidad y la generosidad en pequeñas interacciones cotidianas son fundamentales en la perdurabilidad de las parejas, mientras que el desprecio y la indiferencia son su sentencia de muerte.

"Se ha comprobado que las personas que se centran en criticar a sus parejas pierden el 50 por ciento de las cosas positivas que su pareja está haciendo y ven la negatividad cuando realmente ni existe", dijo el especialista.

Mediante la observación de este tipo de interacciones, Gottman asegura que puede predecir, con hasta un 94 por ciento de certeza, si las parejas (sean heterosexuales o gays, ricas o pobres, sin o con hijos) terminarán juntos e infelices o juntos y felices varios años más tarde.
"Gran parte de esto se reduce a el espíritu que las parejas traen a la relación. ¿Cada uno trae bondad y generosidad; o desprecio, críticas, y hostilidad?", grafica Gottman, y explica que, si bien la bondad es algo que muchos traen de manera innata, se puede trabajar. Es casi como un músculo, dice, y como tal necesita de trabajo, esfuerzo y dedicación.
"Nadie dijo que fuera fácil, pero es posible", indicó.



Cinco cosas que importan

Según un reciente estudio de una universidad británica, las cinco cosas más importantes son: reír juntos, compartir intereses, ser amigos, cuidar y ser cuidado y sentirse seguros.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído