Apareció en una heladera

Misterio por el cuerpo de una mujer desaparecida hace seis años.

Estados unidos. Las autoridades en Florida investigan cómo Heather Ann Lacey, quien desapareció hace casi seis años, terminó en un congelador que fue llevado a un depósito de metales reciclados. Fue identificada gracias a sus huellas dactilares.

El macabro descubrimiento se realizó en un almacén de chatarra en Margate el 15 de marzo, por la propietaria de la empresa, Lilian Argueta. Los restos no habrían sido descubiertos de no haber sido por la muerte de Jonathan Escarzaga, de 36 años. El cadáver en estado de descomposición de Escarzaga fue hallado en febrero en un departamento cerca de allí, en el condado de Hollywood, Florida. El administrador del departamento contrató a la empresa de Argueta para que removiera el congelador y otros electrodomésticos. Argueta guardó las máquinas en un depósito y abrió el congelador un mes después.

Te puede interesar...

La policía de Hollywood dijo que Escarzaga era un mecánico de aviones. El forense no dijo cómo murió. La autopsia no detectó drogas en su cuerpo. Cuando Lilian Argueta abrió un congelador vertical usado en su negocio de chatarra y vio el cuerpo de una mujer en el interior, estaba tan asustada que comenzó a gritar. “Pensé que era una bruja o un maniquí”, dijo Argueta. La mujer que la encontró se sorprendió al saber que Lacey era rubia cuando estaba viva, y señaló que el cuerpo que vio estaba encogido, con la piel oscurecida, como si fuera una momia. Dentro del ataúd improvisado, la cara de Lacey quedó de lado, tenía los brazos levantados como si sus manos estuvieran empujando contra la puerta del congelador, sus piernas estaban comprimidas hacia la parte superior de su cuerpo en el pequeño espacio.

La policía no dijo si Escarzaga conocía a Lacey, o qué papel, si es el caso, pudo haber tenido en su muerte. La familia de Lacey expresó que no conocía a Escarzaga.

El último contacto de la familia de Lacey con ella fue en el otoño de 2013. “Mi papá hablaba con ella todos los días hasta el Día de Acción de Gracias”, dijo Amber Lacey, la hermana menor de Heather. “Necesitaba ese teléfono para negocios, y cuando estaba desconectado, sabía que algo estaba mal”.

Lacey estaba divorciada y era madre de dos hijos. Aunque era muy brillante y mantenía buenas calificaciones, los familiares dijeron que después de que tuvo una cesárea, los dolores crónicos eran tan fuertes que comenzó a usar analgésicos, así como cocaína y otros narcóticos.

A partir de 2006, cuando tenía 23 años, Lacey comenzó a acumular arrestos en los condados de Miami-Dade y Broward por delitos no violentos de posesión de drogas y prostitución. Incluso, ella cumplió un año y un día en la prisión estatal por falsificar un cheque e identificar el robo.

2013 Año en que la mujer dejó de dar señales de vida

a pesar de su adicción, la familia de Heather se mantenía en contacto, incluso era cercana a sus hijos y no dejaba de llamarlos. los dos hijos de la mujer vivían con otros familiares.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído