"Argentina necesita abrirse a la innovación"

El VP de Wood para Latinoamérica cuestionó a los empresarios argentinos por ser reticentes a adoptar nuevas tecnologías.

Embed

Te puede interesar...

Camilo Ciruzzi - enviado especial

Wood Group es una de las grandes empresas de tecnología de servicios de operaciones y mantenimiento del mundo. Con sede en Houston, la compañía tiene operaciones alrededor de todo el mundo y en Argentina tiene presencia desde hace 20 años con procesos de automatización.

En la capital texana, Wood tiene una sede central desplegada en un campus de media docena de edificios gigantes rodeados de verde. Hasta ese pulmón llegaron uno treinta empresarios pyme de la provincia de Neuquén con el fin de conocer los servicios que presta la multinacional.

Tras un encuentro de poco más de dos horas con gerentes de diferentes unidades de negocios, el vicepresidente para Latinoamérica, el mendocino radicado en Santiago de Chile, Raúl Elías Hanna, reveló a LM Neuquén que están en un proceso de desembarco en Argentina, pero que se encontraron con trabas inesperadas con el empresariado local.

No se trata de regulaciones celos empresariales. "El problema es que estamos llevando la aplicación de tecnología a las compañías locales para que a través de alianzas y trabajos conjuntos podamos armar una solución integral que es lo que ofrecemos al mercado. Lo que queremos es eficientizar la operación y agregar valor a lo que ya existe en el mercado argentino", explicó Hanna.

Sin embargo, a pesar de considerar que Argentina es un mercado abierto nuevas posibilidades de negocios, el directivo aseguró: "Se necesita un cambio de mentalidad en el petrolero argentino. Necesita abrirse a la innovación y entender que todas las tecnologías que se están usando y hay que aplicarlas".

El ejecutivo, consideró además que el sentimiento que existe a nivel gerencial en empresas del país que son manejadas por argentinos es miedo. "No se debe tener miedo al cambio porque quien tiene miedo es que el que va a perder en esta competencia, en este nuevo mundo tecnológico", agregó.

Al ser consultado sobre si el miedo al cambio era una cuestión individual o corporativa, Hanna dijo que el problema es en todos los niveles. "Las compañías operadas por argentinos se resisten al cambio".

El ejemplo fue claro para explicar la reacción de los empresarios: los chicos ya no leen manuales, solo experimentan. "Nosotros los más viejos somos los que buscábamos el manual cuando de chicos llegaba a nuestras manos un artefacto electrónico. Esa es la diferencia con los millennials", puntualizó.

Por su parte, durante el encuentro matutino, el VPO de operaciones inteligentes, Automation y Control de Wood, Prabu Parthasaraty, consideró que "es muy difícil" trabajar con generaciones de empresarios que hoy conducen los destinos de una compañía o tienen poder de decisión sobre la compra y contratación de servicios.

A tal punto llega esa dificultad por falta de entendimiento, que reveló que muchas de las capacitaciones de seguridad que preparan para el personal las hacen como si fuesen juegos de una consola de videojuegos. “Apuntamos a públicos más jóvenes, a los millennials y ellos juegan así que comenzamos a preparar nuestros cursos con simuladores de realidad virtual como si fueran juegos de video”, reveló.

La revelación de los directivos de Wood no fue una sorpresa en el contexto de la reunión con los neuquinos. Más allá de los chistes de rigor, quedó flotando en el ambiente que la distancia a recorrer aún es larga y no solo se trata de adecuarse a la tecnología para mejorar y eficientizar procesos, sino también de entender que la inversión en software es cara pero se repaga con utilidades y ausencia de accidentes.

LEÉ MÁS

Confluencia Ambiental apuesta por Canadá más que por EE.UU.

La seguridad: una cuestión cultural y etaria

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído