El clima en Neuquén

icon
26° Temp
25% Hum
La Mañana

Así reclutan a los pibes del Oeste para hacer delivery de droga y robar

Las bandas y grupos delictivos los alistan para hacer trabajos sucios y así evitar que sus líderes mayores de edad vayan presos.

Por Guillermo Elía

Neuquén > El niño de 12 años que fue aprehendido tras participar en un raid delictivo, que incluyó cuatro robos con armas, trajo a la luz el accionar de las bandas del Oeste que reclutan pibes menores de edad para hacer delivery de droga, robos y ajustes de cuenta. Los seducen con dinero, ropa, zapatillas, estupefacientes y motos tipo scotter que le dan estatus en el barrio.
La Mañana de Neuquén reveló la problemática en diálogo con fuentes policiales y judiciales, y el testimonio de pibes del Oeste.
La Dirección de Investigación de la Policía ya había confirmado a la justicia el modo de operar de las bandas y los roles que cumplen los integrantes entre los que aparecen "los reclutadores".
“Los reclutadores son jóvenes mayores de 18 años que andan en motito, tienen zapatillas caras y siempre están bien empilchados. Éstos seducen a los pibes con la promesa de que en poco tiempo van a tener los mismos beneficios que él”, detalló un uniformado que conoce al detalle el accionar de las bandas en el oeste neuquino.
"Acá hay muchos pibes al pedo que terminan prendiéndose en esto y caen en cualquiera", relató un adolescente bajo absoluta reserva.
Justamente son los reclutadores los que se encargan, mediante promesas, de tentar a estos pibes, que luego los entrenan en el manejo de armas que terminan en bautismo de fuego que suelen ser estos raid delictivos en los que acompañan a los principiantes a robar.
Una vez que los pibes cruzan ese umbral son finalmente aceptados por la organización y aprovechando que son menores de edad comienza a prepararlos para “tareas más pesadas”, cuenta la fuente policial.
Entre los menores que tiene la banda surgen tres roles claves: repartidores, "tiradores" y "quemadores".
Los repartidores se encargan de distribuir tipo delivery droga en pequeñas cantidades a clientes frecuentes de la banda.
Los tiradores son aquellos pibes a los que le dan una 9 milímetros, arma sumamente común dentro de la delincuencia neuquina, para que dispare un par de tiros contra la casa de alguno que se quedó con un vuelto o está en deuda por drogas.
Estas tareas por lo general la realizan de a dos y en un scotter que les permite huir del lugar rápidamente.
Este era el rol que tenía el menor de edad que está imputado por tres homicidios perpetrados el año pasado en la toma 7 de Mayo y Cuenca XV. Ese pibe luego hizo un video en el que salió con los amigos exhibiendo armas de fuego (ver foto).
El rol restante es el de los quemadores. La dinámica es la misma. Los jefes de la banda lo mandan a incendiarle la casilla o casa a quienes están en falta con la organización. En este caso aguardan que se haya retirado toda la familia para prenderlas fuego.
De hecho, la noche del viernes en Cuenca XV balearon y quemaron una casa esquina. Los vecinos aseguran que el joven dueño está metido en el mundillo de la droga.
Tanto los tiradores como los quemadores, una vez que cumplen su labor con éxito son recompensados con dinero para comprar prendas de vestir o zapatillas y también les dan droga.
Los reclutadores que son una suerte de padrinos de los pibes son también quienes tienen la tarea de sancionarlos si rompen los códigos. También son quienes los habilitan para que cometan ilícitos menores como robos con arma. De hecho, son los mismos reclutadores los facilitadores de las armas y hasta se quedan con un porcentaje de los atracos de los pibes.
La recompensa más grande termina siendo la motito, obviamente: robada y sin papeles. A la motito se llega tras varios “laburitos” o después de asumir la responsabilidad, por ejemplo, en un crimen que cometió un mayor. De esta forma entregan al pibe a sabienda que no va a quedar detenido.
Esa motito hace que los pibes tengan mayor estatus en el barrio y también dentro de la organización delictiva.

 

Las vinculaciones policiales con el mundillo narco

Neuquén > La actividad narco cada vez va teniendo más vinculaciones con la Policía local, de la cual ya han expulsado a dos miembros por estar asociados a una banda.
El primer dato lo dio a conocer este medio en 2012 cuando se logró desarticular una banda narco que era liderada por un preso de la cárcel de La Pampa.
Dos efectivos policiales, uno de la división de Toxicomanía y un penitenciario de la Unidad Penal 11 de Neuquén, quedaron involucrados en una causa federal por la que después fueron procesados.
El efectivo de Toxicomanía había estado a cargo de infiltrarse en la banda radicada en Centenario y generó un vínculo amoroso con la esposa del líder narco preso. La relación prosperó a tal punto que les filtraba información a la banda de cuándo y dónde iban a allanar. En cambio el penitenciario recibía estupefacientes que se presume introducía en la cárcel neuquina. Ambos policías fueron exonerados de la fuerza en medio de un escándalo.
El último caso surgió a principios de enero de este año cuando por casualidad se dio con una pareja narco en el barrio 126 Viviendas, que se ubica detrás del casino de Neuquén. La Policía les encontró 1,9 kilos de cocaína y 1,2 millones de pesos.
“Estos tipos tenían un kiosquito de venta al menudeo en la zona de Cuenca XV, pero al parecer la pegaron con un mayorista y ahora se encargan con los hijos, que son adolescentes, de distribuir en el Oeste”, confió una fuente policial que conoce la movida.
Cuando se investigó las bandas del Oeste se mudaron al barrio 126 Viviendas, donde residen muchos policías. “Al lado de la casa de los narco vive un oficial de alto rango que dice que no sabía a qué se dedicaba su vecino”, dijo incrédulo el efectivo policial consultado.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario