Aumentó el robo de cuentas de redes sociales

Las que tienen muchos seguidores en Instagram y Twitter, las más buscadas.

Además de ser un medio de comunicación en el que una persona comparte sus sensaciones, momentos, fotos y muchas cosas más, las redes sociales son un negocio. De esta manera, muchísima gente las utiliza para vender servicios, productos e incluso su imagen. Y así como hay usuarios que construyen positivamente, también hay delincuentes digitales que se encargan de destruir: saben que todas las cuentas tienen un precio en el mercado negro, por lo que intentan apropiarse de las que tienen miles de seguidores para cobrar un rescate o bien modificarlas para distribuir contenido malicioso.

Los hackers están presentes en todas las aplicaciones sociales, desde Facebook hasta Pinterest, pero las cuentas más cotizadas son las de Twitter e Instagram, ya que se consideran las más lucrativas. “Hemos identificamos unos 192 mil ataques de phishing diarios en América Latina el año pasado, lo que supone un crecimiento del 115%. Este tipo de acciones constituyen el principal vector para el robo de contraseñas, por lo cual esta estadística es cada vez más relevante en lo referido a redes sociales y su seguridad”, reveló Santiago Pontiroli, investigador de seguridad de Kaspersky Lab en Argentina. Un mes atrás, se detectó la mayor brecha pública de la historia: 617 millones de cuentas y 23 millones de contraseñas robadas de 16 sitios, las cuales se pusieron a la venta en la Dark Web por 20 mil dólares en Bitcoin. Estas bases incluyen nombres de usuario, contraseñas, direcciones de correo electrónico y en algunos casos, información personal y tokens de acceso a redes sociales.

Te puede interesar...

El mes pasado se robaron 617 millones de cuentas y 23 millones de contraseñas en 16 sitios. Muchas fueron vendidas.

“Los hackers pueden usar los datos y la información que roban para estafas de suplantación de identidad y chantajes. Al obtener los datos personales, pueden usarlos fácilmente para chantajear a las víctimas y también para piratear otras cuentas”, comentó Luis Corrons, experto de seguridad de Avast, empresa de seguridad digital.

Rescate: Tras el robo, los hackers venden la información o le piden un rescate al usuario.

Entre las formas de engaño más habituales está la del supuesto correo con el logo oficial de Instagram o Twitter que advierte al desprevenido de que un desconocido está intentando ingresar a su cuenta. En dicho mensaje, se recomienda cambiar las contraseñas con urgencia y el enlace conduce a una página similar a la original que solicita las claves. Otra estrategia es la de esas aplicaciones que promete lo imposible: por ejemplo, ver las personas que visitaron el perfil o sumar un determinado número de seguidores diarios. “Una vez que la credencial de la cuenta es enviada a los malhechores, estos pueden asumir control del perfil y modificar la información necesaria para que no se pueda recuperar. Después de eso, pueden exigir un rescate o comenzar a propagar spam, así como todo tipo de contenido malicioso”, indicó Pontiroli.

Lo recomendable es emplear contraseñas seguras y únicas, excluyendo información personal, de al menos 10 o más caracteres. A su vez, es fundamental actuar con precaución cuando se reciben correos o mensajes de personas desconocidas, evitando hacer clic en archivos adjuntos o enlaces.

Twitter: se puede seguir a 400 por día

Con el objetivo de reducir las cuentas falsas, los bots y los mensajes spam, Twitter decidió reducir de 1000 a 400 el número de cuentas que un usuario puede seguir en un mismo día.

Las autoridades de la red social comunicaron mediante un tuit la nueva medida, que tiene como objetivo localizar y reducir el número de personas que hacen spam, mensajes relacionados con la piratería electrónica. El “seguir” y el “dejar de seguir” a una misma cuenta muchas veces en un corto período de tiempo es una de las técnicas más usadas por los spammers.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído