Bajo libertad asistida, un ladrón concretó dos robos

Fue a lo largo de cinco meses. Ahora va a juicio y vuelve a la cárcel.

Neuquén.- Un hombre de 38 años, con una condena de 11 años de prisión sobre sus espaldas, fue atrapado mientras se encontraba con libertad asistida a bordo de un auto robado, con el que chocó e hirió a una mujer en barrio Villa Florencia, al intentar evadir a la Policía. Esa no fue su última andanza, ya que cinco meses después lo atraparon conduciendo una camioneta robada tras un golpe. Se trata de Carlos David Hernández, quien ahora deberá enfrentar un juicio por ambos hechos.

El lunes se realizó una audiencia en la que el juez Mauricio Zabala avaló el pedido de la fiscalía y elevó la causa a juicio contra Hernández, acusado por dos hechos.

El primero, calificado como encubrimiento por recibir el auto y lesiones graves, agravadas por conducción antirreglamentaria de un vehículo, y el segundo como hurto simple y encubrimiento por tener el auto en cuestión.

Todo comenzó en plena reinserción social, cuando el por entonces condenado a 11 años de prisión (ver aparte) no tuvo mejor idea que salir el 30 de enero, a las 10:30, en un VW Gol Trend robado a principios de mes.

Todo iba bien hasta que en calles Soldado Desconocido y La Plata, la patente del auto que en realidad pertenecía a otro (ya que también era robada) llamó la atención de los policías de la zona.

En ese instante, los uniformados le dieron la voz de alto y Hernández aceleró. La persecución finalizó seis cuadras después, en calles Remigio Bosch y Lanín. Allí, impactó de lleno con un Ford Fiesta que era conducido por una mujer, que terminó hospitalizada con fractura expuesta en el brazo izquierdo.

Había cumplido con los dos tercios de una condena de 11 años por robo calificado, por eso gozaba de la libertad asistida para reinsertarse en la sociedad.

Hernández, en cambio, siguió en plan de fuga, así que se bajó y salió corriendo, pero finalmente fue detenido por la Policía.

El 7 de junio a las 21:30, se metió en un predio en construcción en el barrio Altos del Limay y robó dos bolsas de cemento.

El dato es que el botín lo transportaba nada más y nada menos que en una Fiat Fiorino denunciada como robada el día anterior, con una patente cambiada.

Esto sería advertido poco después por un testigo ocasional, quien dio aviso del hecho a la Policía. Cuando Hernández se dio cuenta de que lo estaban buscando, intentó darse a la fuga, una vez más sin éxito. Así, en calle Cháneton al 700 fue detenido por personal policial y posteriormente se recuperaron las bolsas de cemento.

2 Son las causas por las que enfrentará un juicio.

Con cinco meses de diferencia, Hernández cometió dos hechos de características similares. En ambos, con un auto robado.

En el historial incluye una fuga

Al momento del primer hecho, el acusado se encontraba gozando del beneficio de la libertad asistida, luego de cumplir más de dos tercios de una condena a 11 años de prisión efectiva por un robo a mano armada.

Previamente, en 2011 se fugó de la U11 donde cumplía su pena y un año más tarde cayó en Mar del Plata tras robar dos joyerías, una en la ciudad costera y otra en Bahía Blanca.

Cuando lo capturaron, pesaban sobre él dos pedidos de captura a nivel nacional e internacional. Estuvo un mes detenido en Mar del Plata y luego fue trasladado a Neuquén y quedó en la U11.

LEÉ MÁS

Un ex empleado robó $50 mil de una tienda de Claro

Los agarraron intentando robar autos y casas en pleno centro

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído