El clima en Neuquén

icon
16° Temp
54% Hum

Bajo un aire con tóxicos, más riesgo de infarto

Hallan una relación entre la contaminación y las enfermedades cardíacas.

Una investigación llevada a cabo en Italia reveló que la contaminación del aire puede ser un desencadenante para los trastornos cardíacos, además de contribuir a varios problemas de salud en los pulmones e incluso en el cerebro.

El estudio, realizado en la región de Lombardía, encontró una relación entre el número de casos de infarto y las partículas tóxicas en el aire, producidas por el tráfico y la industria. “Estudiamos siete contaminantes y descubrimos que a medida que aumentaba la concentración de cada uno, se incrementaba el riesgo de paro cardíaco”, explicó la autora principal del estudio, Francesca Gentile, de la Fundación Policlínico San Matteo.

Te puede interesar...

Estas sustancias dañinas incluyen partículas diminutas llamadas PM10 y PM2.5, y gases como dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre, monóxido de carbono y benceno. Los investigadores indicaron que “las partículas diminutas ingresan al torrente sanguíneo desde los pulmones, lo que puede provocar enfermedades cardiovasculares, cáncer, demencia y otras enfermedades”. “Las relaciones observadas entre las concentraciones de contaminantes y la probabilidad de un paro cardíaco podrían usarse en el futuro para predecir la incidencia de esta condición potencialmente mortal en áreas geográficas específicas”, señaló Gentile.

Los resultados fueron obtenidos a través de una revisión clínica de más de 1,5 millones de personas residentes en áreas urbanas y rurales en Pavía, Lodi, Cremona y Mantua; en los cuales detectaron más casos de enfermedad cardíaca que lo habitual cuando las concentraciones de contaminantes son significativamente más altas.

Las densidades de PM10, PM2.5, dióxido de nitrógeno, monóxido de carbono, benceno y dióxido de azufre fueron significativamente más altas en los días con una incidencia de paro cardíaco por encima de la mediana, en comparación con los días en que el nivel estuvo por debajo de la mediana. También, se determinó que el ozono contribuyó a un aumento en el riesgo de paro cardíaco y que el clima frío incrementa la posibilidad de padecer un infarto.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario