Big Data: la tecnología del futuro para nuestra salud

Ayudará a que mejore la atención al paciente y su vínculo con el médico.

Un estudio denominado “Technology Landscape 2020” estimó que en los próximos cinco años habrá 25 mil millones de objetos comunicados entre sí. En estos entrecruzamientos, el sistema de salud está involucrado. Y además de abrirse alternativas a partir de los smartphones, tablets, etc., se generará el desarrollo de sensores para emitir informaciones sanitarias, variables de los pacientes en tratamiento o seguimientos de la efectividad de medicamentos, por ejemplos.

Sin embargo, la tecno que podría cambiar la concepción de la industria es la nanotecnología y su abanico de posibilidades. Esto, sumado a la internet industrial, modificará los modos de cómo gestionar la relación médico-paciente, el mejoramiento de la calidad de vida del enfermo, las técnicas de diagnóstico y tratamiento, nuevas maneras de hacer prevención sanitaria y más eficiencia en el gasto de salud.

“Creo que aún no estamos conscientes del verdadero alcance que esta tecnología puede ofrecer. Con la implementación de la tecnología en el área de salud, se podrá resolver trámites y hacer la vida más fácil cuando tengamos que interactuar con el sistema de Salud”, afirma Alejandro Bianchi, presidente de la empresa especializada en ingeniería de software y sistemas Liveware IS. “Esto no apunta a eliminar la relación médico-paciente, sino a hacer las cosas más simples, por ejemplo: historia clínica personal accesible de cualquier dispositivo, obtener informes de laboratorio desde el smartphone, poder hacer consultas a través de videoconferencia con mi médico de cabecera en cualquier lugar son algunas de las facilidades que cuando estén disponibles se adoptarían de inmediato”, agregó.

En salud, la prevención es un área crítica para anticipar y planificar y el Big Data ayuda a explorar la información obtenida y ofrece modelos predictivos y prescriptivos que permitan proyectar, aunque -según los especialistas- son necesarias políticas de Estado que incluyan al ámbito privado para que se den las condiciones para que esta tecnología sea útil en todos los estratos de la sociedad. Actualmente existen diversos sensores en dispositivos móviles para hacer análisis de variables clínicas, como hepatograma o glucemia. Pero los avances son constantes y en pocos años se podrá monitorear en forma remota a un paciente (por ejemplo, aquellos sometidos a trasplantes y que deban ser controlados de manera ambulatoria) a partir de un conjunto de sensores que estarán emitiendo información hacia un centro de salud que estará verificando por cualquier alteración que requiera atención urgente.

“La tecnología debe ayudar a que la vida de un enfermo sea cada vez más sencilla -explica Alejandro Bianchi-. Con foco fuerte en la persona y comprensión de su situación: si no ayuda a lograr esto último, se habrá fracasado en su objetivo primario. Los beneficios se verán en una mejor atención (más dedicación al paciente, menos papeleo), mejor gestión del gasto médico y mayor integración para compartir información que redunde en mejores tratamientos. El médico tendrá varias formas de interactuar con sus pacientes, recibiendo información desde diferentes fuentes, en especial de la historia clínica de cada paciente. Y definirá si es necesaria una consulta personal o una videoconferencia. Además, la posibilidad de interconsulta virtual acelerará los diagnósticos complejos, aunque sin perder de vista la trascendental relación de confianza entre el médico y su paciente.

Nano: La nanotecnología llevará a cambiar la gestión médico-paciente de como es hoy.

Se resolverán trámites y se hará la vida más fácil cuando debamos interactuar con el sistema de salud”.Alejandro Bianchi. Pte. de Liveware IS

Seguridad de la información

Para cumplimentar esto, hay que considerar los aspectos legales y normativos que, junto con la seguridad de la información, deberán ser revisados.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído