El clima en Neuquén

icon
31° Temp
20% Hum
La Mañana bombera

Bombera denunció a un compañero por violencia y acoso

La bombera relató que lleva más de un año sufriendo los sometimientos del agresor y a pesar de las denuncias hechas, el hombre sigue trabajando a la par.

Una bombera del cuartel de Centenario asegura ser víctima de violencia física, psicológica y sexual de parte de un compañero de trabajo con el que tuvo una corta relación y a quien las denuncias no logran frenar. Además, sostiene que nunca recibió apoyo de parte de los superiores, y en su lugar, fue vulnerada y cuestionada. "Temo por mi vida y la de mi hijo", expresó.

En diálogo con LM Neuquén, Yohana, bombera voluntaria de Centenario, relató que su calvario tuvo su comienzo en 2020, cuando mantuvo una relación de dos meses con uno de sus compañeros. "Nos conocimos en el cuartel y estuvimos en pareja dos meses, yo me di cuenta de la violencia con la que me trataba y terminé la relación. Él se metió en mi casa, me controlaba todo, no me dejaba hablar con nadie", relató. Sin embargo, eso sólo fue el comienzo de la tortura.

Te puede interesar...

Lejos de aceptar el fin de la relación, la joven contó que el hombre, también bombero, comenzó a hostigarla por mensajes, llamados, contacto a través de redes, comentarios inapropiados mientras trabajaban y hasta llegó a manosearla.

"Me rayó el auto, me encerraba con los móviles del cuartel, me ponía piedras en el equipo estructural, todo el tiempo me decía cosas horribles, insinuándose para que yo vuelva con él", contó.

A pesar de que cada nuevo episodio motivaba una nueva queja a sus superiores, nunca nada cambió, y es que, según aseguró la bombero, el agresor "es la mano derecha del jefe". "Aguanté un montón de cosas, un año lleno de acoso psicológico y físico, pasaba a tocarme y todos lo justificaban como que él ya era así, era el más mujeriego, el que se las sabía todas". Aunque la bombera asegura haber dejado en claro que ya no había posibilidad de retomar el vínculo, "él insistía e insistía" con su accionar.

Todo tomó un giro para peor cuando, durante una salida de trabajo, Yohana fue abusada por su ex pareja y compañero. Quebrada, la joven contó lo ocurrido a su superior, quien, de acuerdo a lo expresado por la joven, propuso tratar el tema "internamente" y que la "solución" sea una disculpa del agresor. Ante ello, en agosto pasado, la víctima también se decidió por denunciar el abuso en la Justicia.

"El jefe dijo que no quería que nadie supiera, que quería que quedara todo ahí adentro porque es un cuartel prestigioso, pero yo no aguanto más esta situación. Mi jefe me dijo que me iba a ayudar, que me iba a contener, que me iban a cuidar, pero eso nunca sucedió", sostuvo Yohana y agregó que ni siquiera el psicólogo del cuartel la atendió "porque nunca tenía tiempo".

"Ahí adentro se manejan con mucha impunidad, el jefe es el que manda y nadie puede contradecirlo. En el cuartel son 35 hombres y 6 mujeres y es un lugar muy machista, es un sistema hecho para hombres", sostuvo a la bombero LMN e incluso asegura que el cuartel le paga a su agresor un abogado defensor particular.

A pesar que el legajo ya está avanzado en el fuero de Familia y recientemente también ingresó en el fuero penal, la joven sostiene que el perseguimiento no cesa y el hombre nunca fue realmente pasado a disponibilidad como corresponde por reglamento. En su lugar, confió que se ajustaron las tareas para evitar que ellos se crucen en el cuartel, les cambiaron los horarios y hasta buscaron "agotarla".

"No me cuidaron, me sobrecargaron laboralmente a ver si yo dejaba de ir, me cambiaron las guardias, me hacían quedarme más horas. Fue difícil, pero no me rendí y no me voy a rendir", aseguró Yohana y para su mayor bronca, esta semana le comunicaron que el hombre agresor va a volver a prestar servicios normalmente en el cuartel, por lo que volverán a cruzarse.

"Yo tengo mucho miedo, no sé qué es lo que esperan, que yo termine en un cajón; él es un tipo peligroso. Necesito que alguien me escuche porque yo tengo miedo por mi vida y la de mi hijo. Este tipo está mal, enfermo, no tiene por qué volver, pero hay intereses en común ahí", expresó.

Por último, la bombera confió que el hombre ha acosado a otras compañeras del cuartel también, que no se animan a reportarlo por miedo a represalias. "Me han escrito un montón de mujeres, saltaron muchas cosas que todavía no salen a la luz", sostuvo la bombera.

148-provincial.jpg

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario