Borrachos, juegan al tiro al blanco y matan a un nene

Dos policías ucranianos fueron detenidos por el indignante crimen.

Ucrania. Ucrania arrestó a dos policías bajo la sospecha de haber matado de un tiro a un niño de cinco años mientras estaban borrachos, en un caso que provocó indignación por la persistente corrupción e impunidad en la fuerza.

La Oficina Nacional de Investigaciones dijo que el tiroteo fue el viernes, cuando los dos oficiales de la patrulla estaban bebiendo juntos en un patio en la ciudad de Pereyaslav-Khmelnytsky, a 70 kilómetros de Kiev. Mientras disparaban a un grupo de latas, “balearon a un niño de cinco años”, dijeron los investigadores. El niño, Kyrylo Tlyavov, de 5 años, murió el lunes en el hospital a pesar de que los cirujanos lo operaron dos veces para intentar salvar su vida.

Los oficiales, Ivan Prikhodko y Volodymyr Petrovets, afirmaron inicialmente que el niño se había resbalado y se había golpeado la cabeza contra una piedra. Los efectivos policiales fueron detenidos el fin de semana y un tribunal de Kiev ordenó este martes que se los retuviera sin fianza en espera del juicio. Si son encontrados culpables de asesinato, podrían cumplir una sentencia de cadena perpetua.

El abogado de Prikhodko, Andriy Chychyrkin, dijo que su cliente niega haber cometido un asesinato con intención y apelará contra su arresto. “Nadie quería que el niño muriera”, dijo el abogado, y agregó que, en su opinión, solo uno de los hombres puede ser culpable del cargo. “No puedes tener dos sospechosos, solo un disparo y un impacto, una bala y una muerte. ¿Dos personas dispararon la misma bala? ¿Cómo es posible?”. Sin embargo, el fiscal Vladislav Volyan argumentó que disparar armas en un lugar donde otras personas estaban presentes sin saber dónde podrían volar las balas significaba la intención de matar.

“Todas las filas de la Policía de Ucrania expresan sus profundas condolencias por la muerte de Kyrylo. Esta es una tragedia enorme para los padres”. Sergiy Knyazev. El jefe de la Policía nacional de Ucrania puso la cara.

El presidente Volodymyr Zelensky, quien asumió el cargo el mes pasado, prometió “hacer todo lo posible para castigar justamente a los culpables” de la muerte del niño. El jefe de la Policía nacional, Sergiy Knyazev, dijo que había despedido al jefe de la policía regional de Kiev por el incidente. “Todas las filas de la policía expresan sus profundas condolencias por la muerte de Kyrylo. Esta es una tragedia enorme para los padres”, dijo.

El incidente podría tener consecuencias más amplias, sin embargo, debido a la creciente frustración pública con la fuerza policial. Las reformas en los últimos años destinadas a hacerla más transparente y responsable no han resultado en una mejora significativa. Cientos de personas llegaron al edificio del Ministerio del Interior con carteles de protesta, colocando velas y juguetes de peluche cerca de la entrada. Los activistas condenaron el asesinato como otro caso en el que la Policía sentía que podía actuar con impunidad. Pidieron la destitución del poderoso ministro del Interior, Arsen Avakov. “En un país normal, el ministro del Interior renuncia después de terribles incidentes como este”, escribió en Facebook el Centro de Acción Anticorrupción, una organización no gubernamental. Varias organizaciones lanzaron protestas y varios partidos en el parlamento ucraniano también pidieron que el jefe de policía dé una explicación.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído