Buenos Aires quiere convertirse en la capital regional de los autos eléctricos

El gobierno porteño quiere incorporar autos y camionetas eléctricas a su flota.

Al estilo de lo que ya sucede en varias capitales europeas como París, en la Ciudad de Buenos Aires también se le pretende dar impulso al uso de autos eléctricos para uso público, siguiendo el ejemplo del sistema de bicicletas que ya se utiliza en el ámbito metropolitano.

En la capital francesa, por ejemplo, hace ya cuatro años que funcionan los llamados Bluecar. Se trata de un red de autos de alquiler propulsados a electricidad que son usados por los parisinos para ir o volver de sus trabajos. De hecho, París fue la primera ciudad del mundo en poner en marcha este sistema, con un total de 200 estaciones de servicio para 250 vehículos eléctricos de cuatro plazas, desarrollados por el grupo Bolloré. Tienen una autonomía de varias horas y 250 kilómetros, cuentan con un GPS que permite localizar los Bluecar y que informa al conductor de las estaciones de estacionamiento libres más próximas al lugar donde se encuentra.

El funcionamiento es similar al de alquiler de bicicletas. El usuario puede abonarse por Internet o en los puestos de servicio, donde obtendrá una tarjeta que le permitirá arrancar la unidad. El abono anual cuesta 144 euros al año, el semanal, 15 euros y el diario, 10, mientras que por cada media hora de circulación el conductor tendrá que desembolsar 5 euros.

Un método similar es el que pretende imponer en Capital Federal la administración de Horacio Rodriguez Larreta. Como paso inicial, el PRO trabaja en la elaboración de una ley local que permita la circulación de autos eléctricos.

Sucede que este tipo de autos no tenía categorización, por lo cual no pueden circular libremente por las calles. En todo el mundo existe una categoría para este tipo de modelos, que normalmente se denomina L6. Es una categoría que existe en Europa y Estados Unidos, que permite la circulación de vehículos eléctricos de hasta 350 kilos y una velocidad máxima de 45 km/h.

A nivel local, una vez sancionada esta legislación, se comprará una flota de estos vehículos a un fabricante local con el objetivo de incorporar autos y camionetas a la flota gubernamental. También se prevé la instalación de pequeñas estaciones de carga para estas unidades que estarán ubicadas en las zonas más céntricas. En un futuro, la iniciativa apunta a masificar el uso de estos modelos como forma de cuidar el medio ambiente y reducir la contaminación.

La carga completa de la batería demora entre 5 y 7 horas y el costo del suministro completo está calculado en $ 5 pesos, teniendo en cuenta las actuales tarifas de la energía eléctrica. Según el medio especializado Energía Estratégica, los autos serán provistos por el empresario Pablo Naya, quien creó su propio modelo llamado Sero Eléctric, desarrollado en la planta de motos Dadalt, en La Matanza, Provincia de Buenos Aires.

Naya es propietario del concesionario La Voiture (Citroën), y el emprendimiento lo realizó en sociedad con otros inversionistas como Pierre Ianni, director de Calidad de PSA Peugeot-Citroën para Argentina y Brasil. Se trata de un pequeño citycar de dos plazas de 2.35 metros de alto, con autonomía de entre 60 y 70 KM y una velocidad máxima de 45 KMh. El motor tiene una potencia máxima de 8 kw (10,8 cv).

Según explica la revista, su diseño cuenta con la licencia de la sociedad italiana Movitron Teener En total, su desarrollo demandó una inversión de u$s 4 millones y cuatro años de trabajo. Naya está terminando de fabricar los primeros 30 vehículos y calcula que a partir de abril se comenzarán a distribuir estos vehículos entre las reparticiones públicas de la administración porteña.

De todos modos, el objetivo del empresario es llegar a 300 en 2016 y estabilizarse en 500 anuales a partir de 2017, además de abrir mercados en el exterior como el de Estados Unidos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído