El clima en Neuquén

icon
16° Temp
39% Hum
La Mañana

“Buscamos un cambio cultural en la industria”

El presidente de la Fundación Alejandría, Rubén Etcheverry, asegura que la idea del cluster es superar el “individualismo” en el sector para ir hacia la generación de una cadena de valor para desarrollar los yacimientos no convencionales.

Neuquén > El presidente de la Fundación Alejandría, Rubén Etcheverry, quien está al frente de la organización del Cluster Shale 2013 junto con la consultora Compromiso Humano, prevé que este año el encuentro superará a la primera edición y asegura que ya hay avances en la conformación de asociaciones en torno a los yacimientos no convencionales neuquinos. Hoy, a las 9, abrirá el ciclo de exposiciones.
 
¿Qué expectativas tiene para esta segunda edición del Cluster Shale?
Las expectativas son interesantes, porque el año pasado se superó lo pensado; creíamos que iban a participar 300 personas y finalmente hubo unas 700. Este año creemos que va a haber más gente, por eso vamos a poner pantallas fuera del evento, va a haber stands y rondas de negocios, además de las exposiciones. También se van a desarrollar talleres de trabajo para personas que estén interesadas en cómo es el shale desde el punto de vista ambiental, impositivo y jurídico y cómo empezar a trabajar en los proyectos que vamos a impulsar como la Red Azul y el Corredor Logístico, y cómo trabajar con una metodología de coaching.
Para aquellos que no puedan ir al evento va a haber un streaming on line a través de Internet, mediante el cual acreditándose podrán acceder desde cualquier parte del mundo y podrán ver todas las charlas a medida de que se van desarrollando a través de la página www.clustershale.com.
 
¿Qué dejó el Cluster Shale 2012?
El año pasado uno de los logros fue que todos los actores interesados en desarrollar el shale o colaborar empezaran a tomar conciencia de que existen otros modelos de clusteres o eslabonamientos para crear cadenas de valor entre todos los sectores, los gobiernos, las universidades, los sindicatos, la prensa y las empresas. Es empezar a darse cuenta de que hay que conformar una cadena de valor trabajando en conjunto, apuntando al emblema de lo que es el cluster de la informática Silicon Valley en California, Estados Unidos. La idea es adaptar ese tipo de trabajo en conjunto a la industria de los hidrocarburos no convencionales.
 
¿Y cuáles son los objetivos para este año?
Este año la idea es dar un paso más en el sentido de un cambio cultural para superar el gran individualismo que tiene el argentino en general, que también se ve en las empresas y los gobiernos, para empezar a trabajar en conjunto. Tratar de que haya un equilibrio entre competencia y colaboración, por eso en este Cluster Shale queremos empezar a trabajar este cambio cultural imprescindible para que se pueda desarrollar el shale.
Hay que trabajar en asociatividad, en consorcio, por eso hemos convocado a un montón de expositores del mundo para que nos cuenten sus experiencias y que nos sirva en nuestra cuenca para bajar los niveles de riesgo, los costos y tiempos para que esto sea posible.
 
¿Los costos son un punto central para este tipo de yacimientos?
Hoy uno de los puntos críticos para el shale es la relación costo/precio. Incorporar recursos a reservas es una cuestión técnica y económica, la geología nos ayuda; la condición regulatoria tiene algunas cuestiones que mejorar, por lo menos hacer más estables las reglas; y en lo que es el tema precios/costos hay muchísimo para batallar en ese tema. Creemos que allí, en la asociatividad, la cadena de valor, va a estar la clave para que los recursos se puedan convertir en reservas, sino vamos a tener millones de metros cúbicos de gas y petróleo como recurso pero en la medida que las condiciones regulatorias y económicas no sean favorables, va a ser imposible que esto se desarrolle. Ese es el desafío. Son nuevos puntos de partida para seguir trabajando.
 
¿Los costos en la Cuenca Neuquina están muy por encima de los de Estados Unidos?
Todavía no hay una gran escala en Neuquén por lo tanto es difícil comparar, aún estamos perforando pozos exploratorios, lo cual es diferente tener un play de 50 pozos, pero estamos en dos o tres veces encima de los costos de los Estados Unidos. Pero son cuestiones que hay que resolver, si no sólo van a  poder producir aquellos sectores que tengan los mejores spots y al resto no le va a dar la ecuación económica.
 
¿Ya se aplican experiencias de asociaciones en Vaca Muerta?
Hay varios aspectos que se están trabajando, como el Consorcio de Vaca Muerta. También hay un montón de empresas que desde el año pasado se han asociado, por ejemplo empresas norteamericanas y locales donde unas aportan la experiencia en la región y otras ponen su técnica para tratar de adaptarlas a nuestra geología y metodología petrolera. Hay muchas iniciativas trabajando en este sentido, porque para poder bajar costos hay que conformar una economía de escala, mejorar las cuestiones técnicas, conseguir más equipamiento, etc. 
La Fundación Alejandría quiere dinamizar esa asociatividad para que no suceda, como pasa a veces, que hay dos yacimientos contiguos y uno no tiene los datos de los pozos de al lado y uno falla y gasta 10 millones de  dólares cada uno para tener la misma información.
No es fácil cambiar esta cultura, por eso esto es para motivar y dar los primeros pasos porque esto no se agota en los dos días del Cluster Shale. Cuando dos yacimientos de gas hoy no son rentables porque el costo del gasoducto no sea viable, si se asocian por ahí cambia la ecuación económica.
 
¿En qué etapas están los proyectos de la Fundación Alejandría para conformar una red de acueductos (Red Azul) para las fracturas hidráulicas y un corredor logístico para equipamientos?
Están en una etapa preliminar, están esbozadas las ideas de lo que se pretende, pero a partir de allí está todo por hacer. Sí o sí se tiene que hacer en conjunto con las operadoras en la medida que ellas son las que tienen la información y pueden acceder a contratos que permitan financiar todas estas obras de infraestructura, hace falta datos, saber dónde se van a hacer los próximos pozos. Hay que trabajar para que cuando se haga el desarrollo productivo sea posible avanzar rápidamente. La infraestructura va a permitir bajar considerablemente los costos.
 
¿Cuál es la idea del corredor logístico?
Estamos pensando en un factor de escala y asociatividad, tiene que ver con hacer un depósito de equipamientos en común, desarrollar una multitrocha o caminos especiales, con la posibilidad de llevar un ferrocarril por la zona petrolera para bajar los costos de transporte y la polución ambiental y tener mayor seguridad. Entre otras cuestiones, también tiene que ver con la posibilidad de tener una zona aduanera en la región para agilizar los tiempos.
 
Algunas organizaciones que están en contra del fracking anunciaron que protestarán contra el Cluster Shale…
Hay organizaciones que no están de acuerdo, que se van a manifestar, nosotros queremos conversar con todos, gran parte de esto que sucede es por una falta de comunicación. Esto hay que convertirlo en una actividad sustentable con tecnología, transparencia, control y comunicación. Es bienvenido el reclamo de la sociedad en esos aspectos. Hay que contarle a la sociedad qué se va a hacer y cómo se va a hacer. Es un tema que vamos a tratar en el encuentro, va a venir un especialista de una ONG de comunicación de una consultora relacionada con la actividad del shale que va a contar su experiencia de lo que pasó en Estados Unidos.

Lo más leído

Dejá tu comentario