El clima en Neuquén

icon
12° Temp
54% Hum
La Mañana cuello

Cáncer de cuello de útero: es prevenible en un 93%

Va camino a ser la primera enfermedad oncológica erradicada.

En el marco del Día Mundial para la Prevención del Cáncer de Cuello de Útero, que se conmemoró ayer, los expertos aseguraron que la patología es prevenible en un 93% de los casos. La clave para evitar la aceleración de la enfermedad es la vacunación contra el virus del papiloma humano (VPH), así como también los controles ginecológicos realizados de forma periódica, que permiten detectar las lesiones precancerosas. El Centro de Prevención y Control de Enfermedades estadounidense señaló que “ninguna mujer debería morir” a causa de la afección.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó en un comunicado que el objetivo principal de los 194 países que forman parte del ente es convertir al tumor maligno en la primera enfermedad oncológica en ser erradicada en la historia de la humanidad. En principio, la intención es reducir más del 40% de los nuevos casos y evitar cerca de 5 millones de muertes hacia 2050.

El cáncer de cuello uterino se transformó en uno de los grandes flagelos en materia de salud en Argentina: solo en 2018, en base a los datos recabados por el ministerio que comanda Carla Vizzotti, se registraron 4.500 nuevos pacientes y casi el 50% de ellos fallecieron.

cancer cuello de utero.jpg

“La particularidad es que es evitable mediante la prevención primaria y la secundaria”, expresó el doctor en medicina Silvio Tatti, que se desempeña como presidente de la Sociedad Argentina para el estudio del Papiloma Virus Humano. Al mismo tiempo, la jefa de Oncología del Instituto Raffo, Valeria Cáceres, lo diferenció de otro tipo de cánceres como el de mama, que además lo padecen varones trans y personas no binarias: “Hay posibilidades de detectarlo precozmente, pero no se puede realizar ninguna acción para que no aparezca”.

El 97% de los cánceres de cuello de útero surgen a partir del VPH: en la gran mayoría de los casos, el sistema inmune se encarga de repeler el agente patógeno y no surgen tumores, pero el 80% de los hombres y mujeres tendrán contacto con el virus dos años después de haber iniciado las relaciones sexuales.

La primera dosis de la inoculación en nuestro país se otorga a los 11 años; el momento óptimo de la aplicación es previo al primer contacto sexual, ya que la respuesta inmunitaria es más alta. El segundo componente se inyecta en un intervalo mínimo de seis meses. Los inmunizantes previenen infecciones con las cepas 16 y 18, que provocan el 70% de los casos. El mundo va camino a una nueva erradicación.

Sin metástasis, se cura el 100%

Carlos Silva, que oficia de coordinador psicosocial de la Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (Lalcec), explicó que el panorama con respecto al cáncer de cuello uterino es aún más optimista cuando se trata de carcinomas y aquellos tumores que no hacen metástasis. “La curación en estas lesiones es del 100% siguiendo el tratamiento indicado, y hasta se puede realizar cirugía”, analizó el experto. Su frecuencia, además, es cuatro veces mayor que la del cáncer invasor, mucho más agresivo y peligroso para la persona que lo padece. Tan sólo el 3% de los casos corresponden a otras causas no relacionadas con el VPH, y los efectos secundarios de la vacuna son poco comunes tras la aplicación.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario