El clima en Neuquén

icon
16° Temp
62% Hum
La Mañana Meseta

Cansado de robos, duerme en el galpón de su empresa

Héctor Castillo se mudó a Centenario y custodia sus herramientas.

“Ya no puedo perder más plata. Si no tengo herramientas, no puedo trabajar y se me caen los contratos en el petróleo, por eso tomé esta decisión”, dijo Héctor Castillo, un joven empresario que se fue a vivir al galpón de su empresa en el Parque Industrial de Centenario, cansado de que le roben.

Hace dos semanas fue el último robo en el galpón, ubicado en uno de las últimos lotes de la meseta, muy cerca del autódromo. Es un lugar alejado y los ladrones tuvieron tiempo de cortar el alambrado y desmantelar las chapas para sacar lo poco que tenía en su taller.

Te puede interesar...

Se llevaron más de 300 mil pesos en algunas pocas herramientas (soldadora, amoladora y llaves especiales) que utiliza para su compañía, que presta servicio mecánico a los vehículos que ingresan a los yacimientos de Vaca Muerta.

Héctor vive hace años en Neuquén capital y desde hace 8 que tiene un terreno en Centenario adonde decidió trasladar su compañía Caslar, a pulmón en un terreno de 2500 metros cuadrados. La empresa la montó su familia hace muchos años y hoy él es el encargado de sostenerla. Pero los robos lo han desalentado a seguir.

Es uno de los tantos empresarios pyme que se subió a la ola de la industria shale, pero hoy duerme con un colchón en el suelo, en custodia de las pocas herramientas que tiene, para preservar su patrimonio y seguir facturando. Dijo que no puede perder un centavo más debido a la crítica situación que se vive también en el sector, que fue castigado por la cuarentena en el 2020.

Hace dos semanas fue el último episodio delictivo que sufrió. Se llevaron 300 mil pesos.

“Acá estoy al frente del galpón municipal, las luminarias están pero no prenden los focos, tuve que venirme con un colchón a dormir hasta que esto se pase, porque necesito seguir trabajando”, explicó Héctor a LM Neuquén.

El taller está ubicado en lo más inhóspito de la meseta, en la calle Benito Machado al fondo, donde hace años entregaron tierras para loteos sociales e industrias. Hay un sector de tomas que fue regularizado con el tiempo.

En la zona, según comentó Héctor, las patrullas policiales solo pasan de día. En la noche, el sector está echado a la suerte y a merced de los delincuentes, que ya han atacado a otras empresas, incluso hasta al nuevo corralón municipal.

“Estamos abandonados, hubo más de ocho robos en esta zona a empresas. Estoy cansado de que me entren a robar, no puedo perder todo lo que tengo, y hay muchas bocas que mantener y a mi hija. A mí me arruinaron”, agregó el empresario, en tono de lamento, a la espera de poder volver a su casa.

“No sé cuánto tiempo me voy a quedar acá, va a tener que ser de por vida porque no me pueden robar una herramienta más. No tengo otra forma de subsistir”. “Es una empresa chica, pero hace 10 años que estamos remontando. Salir adelante en la pandemia cuando estuvo todo parado, más en los servicios petroleros”, dijo Héctor Castillo. Empresario de servicios petroleros víctima de robos

P08-F2-NQN(SCE_ID=510382).jpg

Piden una comisaría en plena meseta

El proyecto de una nueva comisaría para Centenario, sobre todo en la segunda meseta, es un sueño que se reflota cada tanto pero que siempre queda trunco.

Hace unos meses, un grupo de vecinos autoconvocados volvió a pedirle al gobernador Omar Gutiérez la posibilidad de instalar un edificio (que no sea posta policial) para que pueda tener jurisdicción y rápido acceso a las decenas de barrios en la meseta.

Por estos días, viven más de 10 mil personas en una zona que comenzó a poblarse con mayor densidad allá por 2005, pero que hoy toma fuerza con la construcción de una escuela (EPET 22) y dos jardines de infantes.

La historia comenzó con el barrio Del Alto (en 2004, antes era una toma), después con el barrio Primeros Pobladores (ex toma vip y barrio Autódromo, a mediados de 2007) y luego le siguieron los barrios Bella Vista I y II, Libertad, 11 de Septiembre y 8 de Agosto. Ninguno de estos sectores contaba con servicios y después de 15 años comienzan a tener los básicos, como luz, agua, gas y, en algunos sectores, cloacas.

Pero desde hace tiempo que reclaman algo fundamental, debido a la gran población que se está asentando: más seguridad a través de patrullajes y policías.

Por las noches, la zona de la meseta ha sido escenario de enfrentamientos entre bandas y los vecinos ha vivido atemorizados por mucho tiempo en algunos sectores.

Además, hay otro desarrollo incipiente: los 4500 lotes de las cooperativas, aún con pocos servicios pero otra ciudad en el futuro.

La zona industrial, un sitio alejado donde falta la presencia del Estado

Corralón municipal

A finales de 2019, la Municipalidad llevó a la meseta el corralón municipal y Control Canino, como parte de hacer presente el Estado en una zona alejada.

Poca accesibilidad

Salvo por la ruta que conduce al autódromo, asfaltada en 2019, hoy el acceso a los barrios alejados es difícil en Centenario. Son distancias largas con calles destruidas y casi sin mantenimiento.

No se reponen luminarias

El empresario sostuvo que algunas luminarias están apagadas desde hace más de un año. Los ladrones las rompen para poder atacar casas y empresas.

Conviven casas e industrias

Lotes usurpados, barrios regularizados e industrias. Toda esa mezcla urbana convive en la zona donde le robaron a Héctor Castillo. Es un sector de Centenario en desarrollo y con irregularidades.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

7.3770491803279% Me interesa
1.6393442622951% Me gusta
2.4590163934426% Me da igual
0% Me aburre
88.524590163934% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario