Carcar: "Cuento con el apoyo de todos los obreros"

El titular de la UOCRA minimizó los últimos hechos de violencia. "No tengo miedo", aseguró.

Neuquén
Víctor Carcar aseguró ayer que no tenía miedo, pese al clima de tensión que se vive en el entorno de la UOCRA, el gremio de la construcción que conduce hace ocho años.

El dirigente gremial relacionó los últimos incidentes con situaciones aisladas, porque "no hay motivos para que se generen hechos de violencia".

Después de los enfrentamientos ocurridos el miércoles, en inmediaciones de la Secretaría de Trabajo, Carcar aseguró a LM Neuquén que "no habrá más problemas" y dijo que ahora lo más importante es mantener las fuentes laborales debido a la crisis petrolera que tiene en jaque a la actividad.

El titular de la UOCRA sostuvo que las denuncias de amenazas que viene realizando un grupo de desocupados de El Chañar son falsas y que estos manifestantes "buscan victimizarse".

"Acá nadie anda armado", aclaró desde Buenos Aires, a la salida de un encuentro con autoridades de YPF. A su vez, atribuyó los últimos enfrentamientos a posibles cuestiones personales que nada tienen que ver con la conducción del gremio. Aseguró que los desocupados de El Chañar están reclamando la incorporación de gente de la zona, pero recordó que en la empresa contratista de Shell fueron incorporados 60 obreros de distintas ciudades de la región. "¿Quieren que los echen a todos para meterlos a ellos?", se preguntó.

Según manifestó, no tiene nada en contra de los desocupados que lo acusan. "Acsama (Francisco) es un buen chico, pero él tiene trabajo. No se qué hace representando a los desocupados", afirmó en referencia al delegado de El Chañar, uno de los que más lo critican. También dijo que le llamaba la atención que los desocupados se movilizaran en camionetas y tuvieran la logística que tienen. "Seguro que hay alguien que les pone plata", advirtió.

Carcar reiteró que las peleas no tienen ninguna cuestión de fondo y que no hay que preocuparse. "Hace ocho años que estoy en la UOCRA. Tengo 9400 obreros y nunca tuvimos problemas", expresó.

Luego, reconoció que el único inconveniente fue la muerte de José Necho Monsalves, un desocupado de Centenario que recibió 20 balazos cuando concurrió a la sede neuquina para reclamar puestos laborales. "El gordo (por Monsalves) no era obrero; no tenía ni un aporte y se comprobó que fue una cuestión familiar", sostuvo. También justificó la alerta y temor que hay en la policía por la escalada de violencia que se viene registrando en los últimos tiempos (ayer reconocieron en la fuerza que temían que hubiera más muertes), por lo que consideró: "Después del quilombo del gordo, tienen miedo de que pase algo más, pero no ocurrirá nada malo".

Por último, reiteró que su objetivo es trabajar en el sindicato y que tiene el apoyo de todos los obreros. "No tengo miedo", aseguró, aunque reconoció que desde hace tres años tiene custodia policial.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído