Cárcel para los que saquen fotos debajo de las polleras

En Inglaterra quieren que sea ley, pero un diputado demoró todo.

Un diputado del Partido Conservador paralizó ayer en el Parlamento británico un proyecto de ley que pretende convertir en delito sexual sacar fotos por debajo de las faldas en Inglaterra y Gales. El “tory” Christopher Chope bloqueó el trámite de la segunda lectura del proyecto de ley, propuesto por la diputada liberaldemócrata Wera Hobshouse y que cuenta con el respaldo del Gobierno de la primera ministra Theresa May.

El reglamento de la Cámara permite la paralización de la ley en esta fase de la tramitación si un solo diputado muestra alguna objeción, si bien la liberaldemócrata ha propuesto que la norma vuelva a ser evaluada el 6 de julio. Aun así, la secretaria de Estado de Industrias Digitales, Margot James, aseguró que el Ejecutivo británico está “decidido” a que “fotografiar a personas por debajo de su ropa sin su consentimiento sea ilegal” y afirmó que Chope “podrá retrasarlo, pero no evitarlo”. Hobshouse acusó al conservador de tratar de “sabotear” la ley, que llegó a Westminster gracias a una campaña que inició el pasado año la joven de 26 años Gina Martin.

Martin sufrió un episodio de estas características el verano de 2017 cuando se encontraba en una festival de música en el parque londinense de Hyde Park. Según relató a la cadena pública británica BBC, estaba con su hermana esperando que comenzara el concierto de la banda The Killers cuando dos hombres se les acercaron.

Entablaron entonces una conversación, pero estos comenzaron a comportarse de manera extraña cuando Martin se percató de que uno de ellos no sólo le había tomado fotografías por debajo de la falda con su teléfono móvil, sino que las estaba enviando por internet. “Sentí como que no tenía ningún tipo de control sobre mi cuerpo”, relató la joven, antes de contar que advirtió a la Policía de lo que había ocurrido pero poco pudieron hacer porque, tal y como le adelantaron los agentes, existía un vacío legal para este tipo de supuestos.

Martin lo comprobó y, efectivamente, descubrió que esta práctica no estaba registrada como un delito específico en la ley inglesa, tampoco en la de Gales, y decidió emprender una campaña para que se penalizara.

--> Un tema delicado que los divide

No es broma, es un delito. La diputada que propuso el proyecto de ley, Wera Hobhouse, insistió en la importancia de que este tipo de actitudes no se tomen “como una broma” porque representan “un delito sexual” contra las mujeres.

Del mismo partido que May. El diputado Christopher Chope, quien quedó en el centro de la escena por su polémica postura, pertenece al partido Conservador, igual que la primera ministra, Theresa May, quien está a favor de que esa práctica sea considerada un delito sexual.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído