Cayó el presunto autor del crimen del hincha de River

Fue detenido por la Policía en Villa Ceferino y, tras la acusación, quedó con prisión preventiva.

A casi seis meses del crimen de Enrique Moraga (25), el hincha de River asesinado de tres tiros en Catriel y República de Italia, la Policía logró dar con uno de los presuntos autores. La fiscalía ya le formuló cargos y logró que quede con prisión preventiva a la espera de una pericia clave: una rueda de reconocimiento.

La aprehensión se concretó el lunes y la Policía no habla del caso. Incluso, la fiscalía hizo una audiencia a puertas cerradas para que la rueda de reconocimiento no se contamine con la difusión de la imagen del detenido.

Te puede interesar...

El crimen

El 8 de noviembre del año pasado, Moraga fue con sus amigos al río Limay para que se hiciera más llevadera la tarde en que el termómetro escaló a los 35 grados.

El joven tenía puesta una camiseta de River, que al día siguiente enfrentaba a Boca en la primera final de la Copa Libertadores y que un mes después quedó en manos del Millonario en el estadio Bernabéu.

Lo cierto es que, cuando volvían del río, el joven y sus amigos se cruzaron en la esquina de Belgrano y Catriel con dos jóvenes en moto y tuvieron un altercado con insultos cruzados, ante varios testigos.

Lo que parecía una discusión callejera sin mayor trascendencia derivó en un crimen. Los jóvenes de la moto alcanzaron minutos después a Moraga cuando iba llegando a su casa, y en la esquina de Catriel y República de Italia lo ejecutaron de tres tiros por la espalda.

El disparo letal le atravesó la zona anterior del cuello, pero además recibió un tiro en un hombro y otro en un talón.

Recuadro-hincha-de-river-página-13.jpg

La detención

Tras el crimen, se relevó el testimonio de los amigos y las filmaciones de las cámaras de seguridad, en las que se podía observar el episodio de Catriel y Belgrano pero no se lograba identificar a los autores.

Lo cierto es que hace unas semanas surgió un dato clave, que investigó Seguridad Personal, y se pudo determinar que el dueño de la moto, el presunto autor, la vendió a los pocos días del crimen.

Una vez que reunieron los elementos necesarios, la fiscal Sandra Ruixo solicitó una serie de medidas, como el secuestro de la moto y el casco que estaban en manos del comprador. De ahí, se fueron derecho a la casa del vendedor y presunto autor del crimen.

Esto ocurrió el lunes muy temprano, y al mediodía la fiscal realizó una audiencia de formulación de cargos a puertas cerradas para evitar que trascienda la identidad del detenido, ya que es clave la rueda de reconocimiento que está pendiente para terminar de identificarlo y dejarlo vinculado directamente con el homicidio.

Incluso, se solicitó una semana de prisión preventiva, medida que fue otorgada por el juez interviniente.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído