Centenario, al filo de lo ilegal en el negocio de áridos

Sólo dos de 24 canteras están habilitadas por Provincia para sacar material minero de la barda.

Adriano Calalesina

adrianoc@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Sacar tierra de la barda se convirtió en un negocio millonario y fenomenal, al calor de la obra pública y privada en toda la región.

Sólo en Centenario hay 24 canteras dentro del ejido de 12.500 hectáreas, aunque sólo dos están habilitadas oficialmente por la Dirección Provincial de Minería.

Sin embargo, los controles son tan débiles que hoy casi cualquiera puede extraer áridos de la meseta y emprender una suerte de negocio propio, a espaldas de la ley.

Es que estar en regla implica pagarle al Estado y, además, cumplir con un estricto protocolo de la Dirección Provincial de Minería.

Desde esa repartición dijeron a LM Neuquén que hay 22 empresas y dueños de canteras que hoy no están habilitados. Algunos podrían estar operando ilegalmente si no resuelven los trámites ante la dirección provincial. Otras canteras están desactivadas pero no están dadas de baja en sistema.

“Si están sacando material, lo hacen ilegalmente, no deberían. En algunos casos, sólo falta alguna tramitación, es por eso que no tienen la habilitación”, indicaron.

Según la información oficial, sólo dos empresarios están hoy habilitados para sacar áridos en todo el ejido de Centenario: Carlos Víctor Parada (desde 2007) y Juan Carlos Villar (desde 2001).

Conflicto con el Municipio

Los datos chocan con la intención que tiene el Municipio de Centenario de prohibir la actividad de extracción minera en todo el ejido, salvo en la cantera municipal, de unas 60 hectáreas, ubicada a pocos metros del autódromo y el parque industrial (ver recuadro).

Es que no sólo los particulares cuentan con trámites hechos ante Minería provincial. También hay organismo estatales que pidieron en su momento un lugar geográfico para extraer áridos.

Es el caso de Vialidad Provincial, que cuenta con dos canteras (solicitadas en 2003) y también las empresas Petrobras Energía SA (desde el 2000), Perfil SRL (de 2013) y Gran Valle Negocios SA, entre otras compañías.

En tanto, el Municipio de Centenario tiene una cantera y figura con el trámite 5912-000361/2013. Pero en todo 2015 y en el primer semestre de este año, no realizó presentaciones ante Minería sobre la actividad de la cantera.

El conflicto por la extracción de áridos viene desde hace tiempo y ha sido denunciado públicamente por empresarios mineros que han quedado fuera del negocio.

“Hacen lo que quieren las grandes empresas, no las controla nadie. Sacan y no remedian, y todo va a parar a la obra pública”, advirtió a este diario un empresario que tenía una cantera en la barda.

La Policía Minera es la encargada de hacer los controles, y para quienes extraigan material calcáreo o áridos ilegalmente hay multas de 100 a 500 módulos, con un valor de un dólar por cada uno.

10.532 toneladas de calcáreo se extrajeron en 2015.

Es en todo el ejido de Centenario. Son las presentaciones que hacen los dueños de las canteras, a la dirección provincial de Minería. Es difícil hacer controles y evitar el robo de áridos.

El Municipio sólo quiere su cantera

El Concejo Deliberante prohibió todas las actividades mineras de tercera categoría en el ejido municipal. Lo hizo a través de la ordenanza 7204/16 sancionada en mayo de este año. Además, sólo habilita como espacio de estación a la cantera municipal. De fondo, la norma busca que sea la propia comuna la que regule la actividad comercial de la minería, más allá de los pagos que cada empresa hace al gobierno provincial por cada tonelada extraída de material calcáreo. Hasta 2014, se pagaban 37 centavos de peso por cada tonelada. Pero el Municipio quiere que cada empresa pague una licencia comercial.

La basura, un drama que llega a una fosa

La cantera municipal de Centenario está ubicada a pocos metros del autódromo. Es un espacio de 60 hectáreas donde además se suele tirar escombros y hasta basura.

Las tierras en cuestión son propiedad del Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo (IPVU), pero fueron cedidas para la administración municipal a través del decreto provincial 509/14.

En Centenario aún no existe un lugar para la deposición final de residuos sólidos y la ciudad entra en un debate complejo: dónde arrojar los elementos como escombros, hierros, chapas y materiales domésticos que por el tamaño Cliba no los puede llevar al relleno sanitario de Neuquén capital. El debate no sólo es operativo, sino también ambiental en todos sus aspectos. La ciudad crece cada ves más, y los barrios alejados y en proceso de construcción conviven con este tipo de residuos sólidos.

Parte de los escombros se reutiliza en las construcciones privadas, pero el resto de la chatarra va a parar a un relleno en la barda, a disposición del cirujeo. El problema es, precisamente, dónde colocar los residuos que la comuna levanta de los microbasurales.

¿GIRSU o CAN?

A todo esto, hay una discusión en tono político sobre qué hacer con la basura en general. En Neuquén, el intendente Horacio “Pechi” Quiroga apuesta a que los municipios adhieran al Centro Ambiental Neuquén (CAN) donde funcionará una planta recicladora. Pero el gobierno provincial tiene el proyecto GIRSU hace más de 20 años y reservó 58 hectáreas en Centenario. En el medio, aún no hay definiciones.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído