China, EE.UU. y Rusia empezaron la batalla espacial por la Luna

Las tres potencias se disputan la reconquista del satélite natural de la Tierra. ¿Cuál es el objetivo?

A 50 años de la llegada del hombre a la Luna, con el inolvidable Apolo 11, distintas naciones del mundo se preparan para instalarse en el codiciado satélite natural de la Tierra. Por un lado, una sonda china Chang‘e-4 ya comenzó a explorar su polo oculto, y tanto Rusia como Estados Unidos no se quieren quedar atrás. Para 2020 se esperan misiones robóticas con fines científicos y el objetivo de acondicionar la superficie para la presencia humana.

Se trata de un nuevo orden mundial donde ninguna potencia quiere quedarse afuera. A esta puja se suma la Agencia Espacial Europea (ESA), que en los últimos días comunicó su intención de instalar una aldea lunar. Lo mismo intentan concretar India e Israel. “Hay un componente político en esta carrera espacial y los principales objetivos científicos tienen una voluntad económica”, afirma el doctor en física Pablo Mauas.

Te puede interesar...

El experto agrega: “Por un lado está China, que necesita demostrar que es una súper potencia y dispone fondos suficientes para la investigación espacial. En el medio está Estados Unidos y la intención del presidente Donald Trump de volver a la Luna. Estos proyectos llevan décadas de preparación técnica y el presupuesto para las próximas misiones de la NASA ya fue asignado. En tanto, Rusia es el otro gran competidor y ahora con Putin se propone ocupar su asiento de gigante aunque requiere una gran inversión”.

Los chinos habían podido cultivar algodón en la Luna, pero sólo duró unas horas.

Otro motivo por el cual se vuelve imprescindible la conquista lunar es que podría funcionar como una estación intermedia para llegar a Marte con humanos. “Todavía falta conocer la cantidad de agua -en forma de hielo- que hay en la Luna. Las próximas misiones están destinadas a prospectar el suelo para conocer las proporciones de agua, hidrógeno y helio allí entrampado. Se cree que estos materiales se podrían utilizar como una fuente de combustible. La intención sería ‘independizarse’ de la Tierra y, directamente, despegar desde la Luna hacia Marte u otros destinos”, afirma el geólogo planetario Mauro Spagnolo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído