El clima en Neuquén

icon
Temp
100% Hum
La Mañana naves

Así son las naves españolas para hacer turismo espacial

Estados Unidos y China lideran la carrera hacia la Luna, pero una empresa española, Halo Space, surgió como un actor importante.

La NASA está impulsando el programa Artemis, mientras que China avanza con sus propias naves espaciales. Sin embargo, hay otro actor emergente: España, a través de la empresa Halo Space. Esta compañía planea llevar a cabo un proyecto de turismo espacial, ofreciendo viajes al espacio para 10.000 turistas en los próximos años, a un precio de 150.000 euros.

La compañía no solo busca ofrecer viajes turísticos al espacio, sino que también está innovando en el sector aeroespacial con el desarrollo de su propia cápsula, la Aurora. Esta cápsula, presentada en un evento en Londres, tiene capacidad para ocho pasajeros y un piloto, ofreciendo una experiencia única en la estratosfera.

¿Cómo es el diseño de las naves espaciales?

El diseño interior de la cápsula Aurora, a cargo del estudio londinense Frank Stephenson Design, promete comodidad y seguridad para los pasajeros. Con dimensiones de 5 metros de ancho y 3,5 metros de alto, la cápsula estará fabricada con una aleación de aluminio y equipada con amplias ventanas para una vista espectacular del espacio.

halo3.jpg
La nave espacial de Halo

La nave espacial de Halo

A diferencia de otras empresas de turismo espacial, como Virgin Galactic o Blue Origin, los pasajeros de Halo Space no experimentarán la ingravidez. El viaje durará seis horas, con cuatro de ellas en la estratosfera, permitiendo a los tripulantes disfrutar de la vista del espacio y la atmósfera terrestre a 35 kilómetros sobre la superficie de la Tierra.

Sin embargo, antes de que estos viajes espaciales se hagan realidad, Halo Space debe cumplir con rigurosos requisitos de seguridad y obtener la certificación para el diseño de la cápsula Aurora.

El auge del turismo espacial

El turismo espacial, una vez relegado a la ciencia ficción, está experimentando un renacimiento emocionante en el siglo XXI, impulsado por avances tecnológicos, la creciente participación del sector privado en la exploración espacial y una demanda creciente de experiencias únicas y emocionantes. Este artículo explora el ascenso del turismo espacial, desde sus modestos comienzos hasta las emocionantes perspectivas para el futuro.

halo2.jpg

El concepto de turismo espacial no es nuevo. Desde los primeros días de la exploración espacial, visionarios como Wernher von Braun y Arthur C. Clarke soñaron con un futuro en el que los viajes interplanetarios fueran accesibles para el público en general. Sin embargo, no fue hasta finales del siglo XX y principios del XXI que esta visión comenzó a hacerse realidad.

El empresario multimillonario Dennis Tito se convirtió en el primer turista espacial en 2001, cuando pagó una suma considerable para visitar la Estación Espacial Internacional (EEI) a bordo de una nave rusa Soyuz. Este hito histórico marcó el comienzo de una nueva era en la que los civiles podían aventurarse más allá de la atmósfera terrestre.

Si bien los viajes espaciales comerciales han sido tradicionalmente dominio de las agencias espaciales gubernamentales, como la NASA y Roscosmos, el panorama está experimentando un cambio radical con la entrada en escena de empresas privadas. Empresas como SpaceX, Blue Origin y Virgin Galactic están liderando la carga en la democratización del espacio, desarrollando tecnologías innovadoras y vehículos espaciales diseñados específicamente para el turismo.

halo.jpg

Virgin Galactic, fundada por Sir Richard Branson, ha estado desarrollando su nave espacial suborbital, VSS Unity, con la visión de llevar a los pasajeros en vuelos cortos más allá de la línea de Kármán, que marca el límite entre la atmósfera terrestre y el espacio exterior. SpaceX, dirigida por Elon Musk, ha anunciado planes ambiciosos para llevar a los civiles a la Luna y más allá en su nave espacial Starship. Blue Origin, fundada por Jeff Bezos, también está desarrollando vehículos espaciales, como el New Shepard, para realizar vuelos suborbitales turísticos.

Perspectivas y desafíos

Se espera que los viajes espaciales se vuelvan más accesibles y baratos con el tiempo, lo que abrirá las puertas a una amplia gama de experiencias espaciales para el público en general. Desde vuelos cortos suborbitales hasta estancias prolongadas en estaciones espaciales o incluso viajes interplanetarios, el turismo espacial promete emocionantes aventuras para aquellos dispuestos a aventurarse más allá de los confines de la Tierra.

Sin embargo, el turismo espacial también enfrenta una serie de desafíos, que van desde cuestiones de seguridad y regulación hasta consideraciones éticas y medioambientales. La gestión de residuos espaciales, la protección de los lugares de interés científico y la garantía de la seguridad de los pasajeros son solo algunos de los desafíos que deben abordarse a medida que el turismo espacial se convierte en una realidad cotidiana.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario