El clima en Neuquén

icon
30° Temp
21% Hum
La Mañana agujero negro

Encuentran el agujero negro más viejo del universo

Científicos de todo el mundo aseguran que nació 400 millones de años después del Big Bang y que es gigante.

Un grupo de científicos internacionales identificó el agujero negro más antiguo registrado hasta la fecha, un ente que surgió en los primeros momentos del universo, 400 millones de años después del Big Bang, el evento que marcó el inicio de un cosmos lleno de maravillas hace 13.000 años.

Hasta hace tan solo dos años, numerosos secretos del cosmos permanecían fuera del alcance de los astrónomos. Sin embargo, la llegada del telescopio espacial James Webb, desarrollado por la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Canadiense (CSA), ha transformado la situación. Esta avanzada tecnología ha inaugurado una nueva era en la investigación astronómica.

Operando en el espectro infrarrojo, el telescopio puede detectar objetos fríos, extremadamente distantes u ocultos tras densas capas de polvo, permitiendo así la observación del universo primitivo y el avistamiento de objetos tan antiguos como el recién descubierto agujero negro, producto de la colaboración de científicos liderados por el astrofísico Roberto Maiolino, de la Universidad de Cambridge (Reino Unido).

Los resultados de esta investigación, publicados en la revista Nature, son, según Maiolino, "un gran avance". La existencia de este agujero negro sorprendentemente masivo, con una masa de varios millones de veces la del Sol, en una etapa tan temprana del universo desafía las teorías convencionales sobre la formación y el crecimiento de estos fenómenos.

Las características del agujero negro

Los astrónomos, acostumbrados a creer que los agujeros negros supermasivos en el centro de galaxias como la Vía Láctea requirieron miles de millones de años para alcanzar su tamaño, se ven desafiados por el enigma de su origen. De acuerdo con los modelos estándar, estos agujeros se forman a partir de los restos de estrellas muertas, colapsando y generando un agujero negro unas cien veces la masa del Sol. Sin embargo, el agujero negro recién descubierto habría necesitado al menos mil millones de años para alcanzar su tamaño actual, lo cual no concuerda con la edad del universo cuando fue detectado.

Maiolino, del Laboratorio Cavendish de Cambridge y el Instituto Kavli de Cosmología, sugiere que este agujero negro tan excepcionalmente grande podría haberse formado de manera distinta, posiblemente "naciendo grande" o consumiendo materia a un ritmo cinco veces mayor de lo previamente considerado posible.

Los investigadores especulan que, debido a que las galaxias primitivas eran ricas en gas, podrían haber servido como un festín para estos agujeros negros en sus primeras etapas de desarrollo.

Al igual que otros agujeros negros, este agujero negro joven crece alimentándose del material de su galaxia anfitriona, pero su voracidad supera con creces a la de agujeros negros de etapas más avanzadas. La galaxia anfitriona, denominada GN-z11, resplandece gracias a la presencia de este agujero enormemente energético en su centro.

Agujero-negro-ciencia.jpg
Descubren el agujero negro más antiguo

Descubren el agujero negro más antiguo

A pesar de ser compacta, aproximadamente cien veces más pequeña que la Vía Láctea, los astrónomos creen que la actividad del agujero negro está contribuyendo al declive de la galaxia. Cuando los agujeros negros consumen grandes cantidades de gas, generan un viento ultrarrápido que puede detener el proceso de formación estelar, conduciendo a la lenta extinción de la galaxia y del propio agujero negro al quedarse sin "alimento".

Roberto Maiolino atribuye este fascinante hallazgo al telescopio James Webb, el cual ha inaugurado "una nueva era" en la observación astronómica. Maiolino compara el salto en sensibilidad, especialmente en el infrarrojo, a pasar de un telescopio como el de Galileo a uno moderno de la noche a la mañana.

Antes de la puesta en marcha del telescopio James Webb, la percepción era que el universo perdía interés más allá de lo visible con el telescopio espacial Hubble. Sin embargo, Maiolino destaca que esto ha resultado ser completamente incorrecto: el universo continúa siendo generoso en revelar sus maravillas, y esto es solo el comienzo.

Con confianza en la sensibilidad del telescopio James Webb, Maiolino espera que en los próximos meses y años se descubran agujeros negros aún más antiguos, contribuyendo así a resolver las incógnitas sobre la formación de estos enigmáticos objetos cósmicos.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario