El clima en Neuquén

icon
13° Temp
82% Hum
La Mañana Flow

La teoría del flow: el camino a la verdadera felicidad

El estado de flujo, una experiencia de inmersión total, puede conducir hacia la autorrealización, según la teoría del renombrado psicólogo Csíkszentmihályi.

Cantantes, filósofos, poetas, artistas y activistas de todas clases hablaron sobre el famoso flow, cuyo objetivo principal es la búsqueda de la felicidad. Este objetivo, el más antiguo en la historia de la humanidad, es el motor que nos impulsa a todos a ser mejores. Por eso, aunque lejos estamos de poder afirmar esto como la teoría definitiva para alcanzar la felicidad, el flow o teoría del flujo nos ofrece un planteamiento sencillo y natural sin prometer milagros.

¿Qué es la teoría del flow?

Lo importante es fluir. Sin pensar ni reflexionar, solamente dejándote llevar por tus habilidades para ejecutar una actividad agradable, estimulante y productiva. Este es el precepto de la teoría del flow, o estado de flow, que se comprende, en la psicología positiva, como el estado mental de una persona que está completamente inmersa y enfocada en algo, participando y disfrutando de dicha actividad.

Cuando esto ocurre, los sentidos se agudizan porque acción y conciencia se sincronizan y trabajan a la par, en la misma dirección. Puede ocurrir, por ejemplo, al cocinar, al escribir, al montar en bicicleta, o al hacer alguna actividad manual como coser, hacer cerámica o montar un mueble.

Csíkszentmihályi.jpg
Csíkszentmihályi

Csíkszentmihályi

Csíkszentmihályi, el creador del flow

"Un estado subjetivo que las personas reportan cuando están completamente involucradas en algo hasta el punto de olvidar el tiempo, la fatiga y todo lo demás… excepto la actividad misma". Este es el origen de la felicidad, según Csíkszentmihályi, jefe del departamento de Psicología de la Universidad de Chicago y creador del concepto, que falleció el año pasado.

Su infancia y juventud, marcada por la situación geopolítica que atravesaba Europa (1934-2021), dio un vuelco cuando durante un viaje a Suiza como asistente a una conferencia de Carl Jung decidió estudiar psicología para enfocar su carrera a la búsqueda del origen de la felicidad. Su propia experiencia en un campo de prisioneros italianos durante la II Guerra Mundial, fue la semilla de su teoría: allí descubrió cómo algunos de los cautivos jugaban al ajedrez "olvidando aquello que sucedía a su alrededor".

El primer paso de Csíkszentmihályi fue estudiar a las personas creativas, para entender "qué les hacía sentir que merecía la pena pasar por la vida creando algo con lo que, muchos de ellos, no esperaban fama ni fortuna". Entrevistó a deportistas, músicos y artistas para tratar de entender qué sentían en el momento de alcanzar el máximo rendimiento en su actividad y finalmente dio con ello.

Lo llamó: estado de flow, porque la mayoría de las personas describieron esos estados óptimos como momentos en los que la actividad fluía sin esfuerzo: "la experiencia es tan placentera que deja de ser relevante el objetivo o lo que se obtiene a cambio, simplemente se hace por el propio placer de hacerlo".

Embed

Los ocho pasos del estado de flow

El flow no promete una felicidad perpetua. Lo que explica es un estado natural del ser humano que se produce cuando desarrolla una actividad creativa agradable alcanzando, lo que conocemos como autorrealización. Sin embargo, aunque Csíkszentmihályi no hablaba de una teoría milagrosa, entendiendo los mecanismos neurocognitivos que nos llevan a ese estado, podemos aplicar algunos trucos a nuestro día a día para sentir esta experiencia de plenitud.

Y, como no podía ser de otra forma, el primer elemento que juega en nuestra contra en este pensamiento es el celular y sus derivados. Pasar horas conectados a las redes sociales, o a las plataformas audiovisuales de películas y series no es, exactamente, el estado de flujo, a pesar de que nos entretenga o haga que se pase nuestro tiempo volando.

Csíkszentmihályi cita estas ocho facetas del estado de flow, refiriéndose tanto a los medios para lograrlo como a las consecuencias del mismo:

  • Estar totalmente concentrado y enfocado en lo que estás haciendo.
  • Sentido del éxtasis, estar absolutamente alejado de la realidad cotidiana.
  • Gran claridad interior, sabiendo qué hay que hacer a cada instante y cuál es la mejor forma de hacerlo.
  • Saber que es posible hacerlo, que nuestras habilidades son adecuadas para realizar la tarea.
  • Sensación de serenidad, no estar preocupado por uno mismo, sino sentir que eres parte de algo más grande.
  • Sentir que el tiempo se detiene, no tener noción del paso de los minutos, estar solamente enfocado en el presente.
  • Tener motivación intrínseca, sentir que el acto es motivador por sí mismo, sin la necesidad de recibir un reconocimiento externo.
  • Una fusión de acción y conciencia. En los picos del flow, como dijo Csíkszentmihályi, el individuo puede llegar a sentir una especie de catarsis en la que acción y conciencia se fusionan.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario