policiales@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Neuquén.- Inmobiliarias, constructoras, financieras, agencias de quiniela y repartidores conforman el blanco perfecto para al menos cinco bandas criminales que han levantado grandes sumas de dinero que van desde los 50 mil hasta el medio millón de pesos.La Policía tiene en la mira a estos cinco grupos, muy profesionales, que han atacado bajo la modalidad de boqueteros y golpes comando con detalles extremadamente certeros. Hasta el momento sólo el 20% de los denominados golpes importantes ha sido esclarecido, pero el dinero nunca apareció.

Inteligencia criminal

Este tipo de hechos necesitan una planificación previa, que incluye una división de tareas muy específica. Nada puede quedar librado al azar. Una vez que se consigue el dato clave, el grupo se organiza. Basta saber la fecha de pago de sueldos o un movimiento de dinero para disponer de toda la logística necesaria. Se debe conseguir o armar uno o dos vehículos, herramientas especiales para los boquetes y las armas por si algo se sale de control. Cada una de estas bandas criminal está integradas por entre cinco y ocho personas. Todas son de suma confianza o del círculo íntimo del reclutador o líder criminal.En largas charlas se ponen de acuerdo en los detalles del golpe y todo el devenir que tiene que ver con deshacerse del vehículo, aguantar las armas, repartir el dinero y guardarse por un tiempo para no levantar sospechas.Es por eso que estas investigaciones llevan tiempo y en la mayoría de las veces quedan impunes.Todos los integrantes son piezas fundamentales y bastaría con que uno cometa un error para que se desmorone toda la organización. De ahí que sumar gente al grupo sea algo sumamente complicado.Fuentes policiales confiaron que muchos de los boqueteros de la actualidad son “viejos conocidos”, incluso que algunos se dedican a esa actividad desde hace al menos 15 años. Atacan, se guardan un tiempo y vuelven al ruedo.

Rapidez y eficiencia

“En menos de diez minutos concretan el golpe”, explicó un investigador policial sobre el rápido accionar de los delincuentes.En el caso de los boquetes pueden contar con un poco más de tiempo porque no hay gente en el lugar, pero en los golpes comando el cronómetro les juega en contra y eso los obliga a ser extremadamente violentos con las víctimas que se encuentran presentes porque no hay segundo que perder. Muchas resultan heridas.

Los golpes se concretan en menos de diez minutos. La planificación puede durar más de un mes.

El 80 por ciento queda impune

Un rastro en el comercio, en un vehículo utilizado o lo que arroje una cámara de seguridad es clave para iniciar la investigación. Se cruzan datos, se hace un seguimiento de los posibles participantes y se arriba a los domicilios por orden de allanamiento. Otros incluso caen por ostentar el dinero obtenido en el robo. Entre los esclarecidos, están el robo al repartidor de cigarrillos ($230 mil) y el de Radiadores Neuquén ($200 mil).

Los obstáculos que debe sortear la Policía

Las armas utilizadas en los robos desaparecen. Cuando la Policía allana las casas de los autores, las armas ya no están. Fueron descartadas o escondidas tras concretar el golpe. Esto muchas veces ayuda a los ladrones, que son acusados de robo simple en lugar de robo armado.

No pueden identificarlos. Las capuchas y pasamontañas logran ocultar la identidad de los delincuentes. Por este motivo, a la hora de las ruedas de reconocimiento, las víctimas no logran identificarlos y se dificulta vincularlos al robo.

Falta de cámaras o poca claridad en los registros. No todos los comercios poseen cámaras, aunque muchos están pensando en instalarlas. El problema se encuentra en la poca nitidez de las filmaciones. Rara vez se puede ver el rostro de los delincuentes, sea porque están tapados o porque la oscuridad ayuda a esconderlos, como pasa cuando atacan los boqueteros de noche.

En promedio, se concretan dos golpes por mes en la ciudad

$300 mil 08/03: robo armado en una inmobiliaria céntrica

Cuatro ladrones (dos homicidas) irrumpieron en la inmobiliaria Cáceres y tras reducir y maniatar al empleado se alzaron con el botín. El 12/04 se recuperó parte en un allanamiento.

$500 mil 14/05: boqueteros roban financiera de San Lorenzo

Los ladrones sortearon un paredón de dos metros de altura, ubicado en el fondo de la financiera de calles Godoy y Chajarí. Luego, realizaron un boquete de 60 por 40 centímetros y fueron directo a la caja fuerte, oculta debajo del mostrador, que se llevaron con un botín cercano al medio millón. La alarma no sonó y las cámaras de seguridad habrían sido dañadas. El golpe fue descubierto cuando el primer empleado llegó a trabajar el lunes a la mañana.

$270 mil 09/06: ataque boquetero a un mayorista de bebidas

Levantaron una chapa del techo del local ubicado en Avenida del Trabajador al 3200 y fueron directo a las cajas fuertes: violentaron una y se robaron la otra. Huyeron tras abrir el portón.

$150 mil 08/07: asalto comando en Chipy Neumáticos

Seis personas encapuchadas y armadas asaltaron el comercio en 10 minutos. Amenazaron al dueño con matarlo si no le daban los videos de las cámaras. Se llevaron una importante suma en efectivo, que superaría los 150 mil pesos, cheques, un CPU y celulares. En octubre de 2016, boqueteros treparon al techo, cortaron chapas y cables para desactivar la alarma y se alzaron con 300 mil pesos en efectivo. Le han robado más de 20 veces.

$100 mil 14/08: ataque boquetero a una heladería y un corralón

Ingresaron por el patio, hicieron un boquete en la pared y se llevaron una caja fuerte que estaba amurada a la pared. Al corralón, entraron por el techo, pero sonó la alarma y huyeron sin nada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído