Cipolletti: a cuatro años, no hay rastros de Emilia Vera

La investigación nunca arrojó resultados certeros. Su hermana pide que continúe la búsqueda.

Por Alberto Rivero - riveroa@lmneuquen.com.ar

Hace cuatro años desaparecía sin dejar rastros Emilia Vera, una cipoleña que vivía en el barrio Del Trabajo. Fue vista por última vez el sábado 16 de enero del 2016, alrededor de las 9, cuando salió de su casa en bicicleta. Durante la investigación solo se pudieron encontrar algunas prendas de vestir en una chacra de Senillosa, tras un mensaje anónimo, y la familia cree que alguien la captó por Facebook. “Estoy segura de que se la llevaron y de que está viva”, dijo su hermana Telma.

Te puede interesar...

La vivienda ubicada en calle Buenos Aires 1161 fue el último lugar en el que fue vista Emilia. Esa mañana, algunos vecinos dijeron que la observaron salir a bordo de una bicicleta estilo playera de color violeta con canasto, la misma que utilizaba todos los días para ir a trabajar a las casas que solía limpiar. Emilia, de 31 años, vivía con su hijo Francisco, que en aquel momento tenía 15; su padre, un hombre mayor que sufría párkinson; y su hermano Miguel Ángel. Los perros de la Policía siguieron su rastro hasta la zona del Parque Norte, lugar que frecuentaba para hacer ejercicio. Pero allí los canes terminaron la búsqueda, sin ninguna certeza. Tampoco se encontró la bicicleta y el teléfono celular se localizó en manos de varias personas y con tres chips distintos.

“Ese sábado recibí tres mensajes en mi celular diciéndome que estaba muy cansada y que se quería ir. Le pregunté dónde estaba y me respondió que en la zona del Correntoso, en Senillosa. Esperamos hasta el lunes y fui a hacer la denuncia. Nunca más tuvimos contacto con ella”, contó su hermana Telma en diálogo con LM Cipolletti.

Tras casi 80 días de investigación, un mensaje anónimo informó que había prendas de vestir que pertenecían a Emilia en una chacra cercana al río Limay, en la zona de Senillosa. Al lugar llegó el cuerpo de Criminalística e identificaron una remera, una botella de gaseosa que solía tomar y pastillas. Pero no había rastros de la joven. Solo se realizaron dos allanamientos en casas de posibles sospechosos, una ex pareja que vivía en Plottier y un empleador de la joven con domicilio en el barrio Arévalo. El primero de ellos había mantenido una relación extramatrimonial con la joven durante varios años. En ninguno de los operativos se encontraron pruebas que aportaran información a la causa.

Embed

“Una señora de Fernández Oro nos dijo que la vio en un colectivo urbano en Luján, Buenos Aires. Aportamos toda la información a la fiscalía, pero nunca se pudo corroborar. Yo estoy segura de que ella está viva, y tengo certezas de que puede estar vinculado a un grupo de Facebook donde ingresó para buscar pareja”, relató la mujer. Sobre esto último, Telma agregó que el viernes antes de desaparecer, mientras caminaban por el Parque Norte, Emilia le contó que se había hecho miembro de una página llamada “Solos y solas” para conocer gente. “Ella estaba triste y ansiosa por conocer a un compañero de vida. Buscaba ser feliz. Creo que alguien en esa página de Facebook se pudo haber aprovechado de su situación y se la llevó. O para trata de personas o alguna secta”, afirmó.

Pidió a la Justicia que continúe con todas las líneas de investigación que se tienen hasta saber qué pasó. “Cada tanto llama a su teléfono esperando que me atienda, pero aún no pasó. Voy a seguir haciéndolo”, relató la mujer.

Emilia era la menor de tres hermanos. Trabajaba como empleada de casas particulares y también se hacía cargo de su hijo adolescente y de su padre, un hombre de 80 años con graves problemas de salud. Solía contar que estaba cansada y que se sentía sola. Al respecto, su hermana Telma recordó muy conmovida: “Siempre decía que todos sus amigos habían formado familia o tenían pareja, y que ella estaba triste porque estaba sola”.

El padre nunca se enteró del hecho

Desde el momento de su desaparición, el padre de Emilia preguntaba continuamente por ella, pero murió sin saber la verdad. “Nunca pudimos contarle que Emilia estaba desaparecida. Murió hace algunos meses, y recuerdo que antes de fallecer me decía ‘¿dónde está Emilia?’, y solo podía responderle que había salido. Nunca me animé a contarle la verdad”, explicó Telma. Mientras tanto, en febrero habrá un nuevo reclamo a la Justicia para que se investigue.

LEÉ MÁS

A tres años de la misteriosa desaparición de Emilia Vera, nadie sabe qué pasó

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído