Claves para que la primera cita dé pie a otro encuentro

Cautos para no hablar de más, evitar el pasado y no ir más que paso a paso.

Una encuesta del portal Meetic realizada hace un años entre los usuarios solteros de Europa afirmaba que la gente de menos de 35 años espera una segunda cita para tener sexo, mientras que el 53% de los que pasaron esa edad no espera ni al postre, quizás a sabiendas de que a cierta altura más vale pájaro en mano que cien volando.

Mágicas Una relación podrá durar si decimos sí, gracias, lo siento, por favor y te quiero.

Pese a que la tecnología multiplicó por mil las chances (sólo Tinder genera 2,5 millones de citas al mes), el mercado sentimental de hoy es tan volátil que es alto el número de personas que no logra pasar al segundo encuentro.

Sexo Si la primera cita termina con sexo, será un triunfo del esfuerzo invertido.

Según el filósofo y psicoterapeuta alemán Bert Hellinger, conseguir una relación y hacerla durar es muy fácil. Sólo hay que incluir en el vocabulario cinco frases mágicas: sí, gracias, por favor, lo siento y te quiero. A partir de estas fórmulas básicas de cortesía, un grupo de investigadores ingleses de The Open University entrevistó a casi 4500 personas y con las conclusiones publicó un libro que explora los secretos del amor duradero llamado The Secrets of Enduring Love: How to Make Relationships Last. En él queda demostrado que en estas épocas, si buscamos permanecer juntos un tiempo, hay que trabajar desde el principio.

Hay que lanzarse sin miedo al mundo de las citas, es un ejercicio de ensayo y error".
Helen Fisher Antropóloga y especialista en conductas humanas

Echando un vistazo en Tinder, la red social para buscar compañía más popular, se puede comprobar lo delicado del contacto con desconocidos en el mundo virtual. Hay que ir con pie de plomo, hilvanando cada palabra porque nunca sabemos cuáles pueden estallar en un chat. No obstante, como dice Helen Fisher, prestigiosa antropóloga y especialista en conducta humana, hay que lanzarse sin miedo al mundo de las citas. Es un ejercicio de ensayo y error, especialmente útil para los recién divorciados o quienes vuelven al circuito luego de una larga relación.

A tener en cuenta
Tomando algunos consejos de Fisher, se desprende una suerte de protocolo unisex básico para salir bien parados de una primera cita e intentar que una segunda vez sea posible. Para empezar, no mencionar la palabra matrimonio o el “me quiero casar”, jamás. Tampoco dedicarle espacio en la conversación a las ex parejas, ya sea para hablar mal y mucho menos para hablar bien. En este rubro, también es importante evitar hablar todo el tiempo de uno mismo, por más que el otro quiera centrar la conversación en nosotros.

Los números deben quedar a un costado, desde la edad y el peso hasta los ingresos mensuales o cuánto paga de alquiler. Y por más que quien tengamos enfrente no se parezca a la foto que mandó por chat, lo cual es un clásico, no preguntar ni sugerir que mintió. Y a propósito de esto: decir la verdad, para no meter la pata. Aunque no nos convenza el lugar elegido para la cita, no es bueno criticarlo, porque podría dar una señal de que estamos incómodos o decepcionados, o peor: que somos neuróticos. Y tratar de sostener el encuentro hasta el final. Pero si la otra persona empieza a mirar el reloj a la media hora de haber llegado, es una clara señal de que quiere irse, y lo mejor es no estirarlo.

Regla de oro: no preguntar si se compartirá la cuenta al menos hasta que llegue el momento, y silenciar el teléfono, evitando chequear mensajes. Y si después de todo esto, la cita se consuma con un encuentro sexual, ¡enhorabuena! Estará amortizado gran parte del gasto puesto en la conquista y, si las cosas salieron bien, la puerta a una segunda chance quedará abierta.

Furor Argentino
La popularidad de Tinder

Es la aplicación de citas más popular del planeta y hasta cuenta con un GPS para detectar “cercanías”. Con más de 50 millones de descargas en 196 países, está disponible en 30 idiomas y la utilizan en igual proporción tanto hombres como mujeres (su éxito es tan contundente que la cotización de Tinder en bolsa ronda los mil millones de dólares). Argentina es uno de los países con mayor actividad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído