Cómo "blindar" el wifi de tu casa

Cuatro pasos para evitar que los vecinos o un hacker se metan en tu conexión a internet.

Buenos Aires.- No se trata de una obsesión ni de un capricho: asegurarse de que la red inalámbrica de nuestra casa esté sólo al alcance de los dispositivos autorizados para conectarse a ella puede ahorrarnos disgustos. Y algunos de ellos, serios. Un hacker que acceda a nuestro wifi puede aprovechar la conexión para descargar contenido ilegal, llevar a cabo ciberataques o distribuir correo basura. Todas ellas, actividades delictivas cuyo único titular para la Justicia sería el propietario de la red. Por este motivo, vale la pena seguir estos pasos para "blindar" al máximo posible nuestro router:

1. Evitar la configuración por defecto. Los routers salen de fábrica con una configuración predeterminada y, aunque cada red tiene su propia contraseña, conviene cambiar los parámetros para ponerles las cosas un poco más difíciles a los hackers. Pero no se trata únicamente de modificar la contraseña de la red wifi, sino también de blindar el acceso al propio router. Se trata, en definitiva, de modificar todos los parámetros de la configuración estándar del dispositivo. En el caso de la contraseña, este cambio, además de aumentar la seguridad de la red, hará más fácil invitar a los amigos o familiares a conectarse a ella.

2. Contraseña sofisticada. Si hay una empresa que conoce al dedillo todos los recovecos de internet y no puede asistir en esta tarea, es sin duda Google. La empresa recuerda que la contraseña de la red inalámbrica debe ser lo más sofisticada posible: hay que evitar combinaciones de caracteres numéricos y alfabéticos en mayúsculas y minúsculas y no emplear la misma contraseña que utilicemos para otros servicios en la red.

3. Apagar el router durante largas ausencias. Es una forma definitiva de proteger la red inalámbrica de manos ajenas.

4. Controlar qué equipos se conectan a la red. Una de las primeras señales de alarma de una red hackeada es el descenso de velocidad en la conexión. Un vecino o cualquiera desde la calle puede estar ocupando un buen ancho de banda en descargas. ¿Cómo saberlo? Emplear la aplicación Fing. Esta app gratuita se conecta a nuestro router y detalla qué equipos están conectados en ese momento.

Un dispositivo y más protección

Otra sugerencia es usar hardware de protección: recurrir a un gadget que blinda la red wifi de la casa y se asegura de que los equipos conectados sean conocidos. La firma Dojo Labs ofrece un dispositivo que se encarga de vigilar si un equipo no autorizado "se coló", y alerta mediante una aplicación. Se conecta por bluetooth o cable.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído