El clima en Neuquén

icon
Temp
99% Hum
La Mañana invierno

Cómo comer sano en el invierno sin pasarse de calorías

Una especialista en nutrición entrega tips necesarios para una buena alimentación en esta época invernal.

Con la llegada de los fríos intensos, la lluvia y la nieve, el primer deseo a la hora de alimentarse es preparar una comida abundante, sustanciosa y caliente como si se tratara del mejor refugio para pasar el invierno.

En la región, desde que arrancó la ola polar, es común ver en las redes sociales los posteos sobre guisos, pucheros, panes y todo tipo de menús calóricos, marcando la tradición gastronómica hasta que llegue la primavera y luego el verano.

Te puede interesar...

¿Se puede comer algo rico y que además sea reconfortante frente a las bajas temperaturas?

Candela Ehulech, licenciada en nutrición y subsecretaria de Hábitos Saludables de la Municipalidad de Neuquén, asegura que es posible, aunque siempre es bueno mantener una dieta equilibrada tratando de evitar el consumo excesivo de calorías.

“En época invernal es muy común asociar las bajas temperaturas con una alimentación calórica. Las comidas comienzan a ser más calientes, con mayor elaboración y enriquecidas con alimentos grasos como queso, manteca, crema entre otros ingredientes”, explicó la especialista a LMNeuquén.

Consideró que es posible llevar adelante una alimentación rica, caliente y moderada en valor calórico. “No es necesario que para consumir alimentos balanceados en nutrientes, saludables y bajos en calorías recurramos siempre a las ensaladas; se pueden realizar platos con vegetales cocidos y calientes tales como tortillas de hojas verdes, soufflé de vegetales, zapallitos rellenos, verduras al horno, salteados, etc”, aseguró.

Se abre la temporada de guisos y cocciones largas.

Dijo que las preparaciones de ollas como los guisos o los estofados tan comunes en el invierno, se pueden convertir en una versión saludable si se le agrega abundantes vegetales, carnes magras y legumbres, evitando el agregado de embutidos como chorizo, panceta y moderando cantidad de aceite.

A la hora del desayuno y la merienda ocurre lo mismo. Siempre se asocia la llegada del invierno y el frío con la imagen de un pan caliente, churros, facturas o tortas, acompañado de una taza de café con leche.

cafe.jpg

“Para las meriendas y desayunos es muy común recaer en las harinas blancas (galletitas, panes y demás panificados), los cuales son poco saciadores y nutritivos”, explicó Ehulech. Dijo que una manera más saludable es optar por preparaciones caseras como panqueques de avena y huevo acompañado con fruta, pan de salvado con palta, huevo y/o queso magro o tazón de avena cocida con leche y fruta. “De esta manera, se aporta proteína y fibra dando mayor saciedad y un aporte completo de nutrientes”, opinó.

Aseguró que con esta alimentación casera se aporta además los nutrientes necesarios para aumentar las defensas y evitar cuadros gripales.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario