El clima en Neuquén

icon
12° Temp
78% Hum
La Mañana VELERO

¿Cómo fue el operativo que reflotó al velero en El Chocón?

Tras varios meses, volvió a flotar nuevamente sobre las aguas del lago neuquino. Mirá cómo fueron las maniobras.

El velero Beluga volvió a flotar nuevamente sobre las aguas del lago El Chocón. Por una falla en su casco de fibra de vidrio, la embarcación de 9.5 metros de eslora, se hundió en agosto de este año y desde entonces estuvo sumergida a poco más de 10 metros de profundidad y a unos 40 de la costa, en proximidades de un club náutico.

Pero este último fin de semana un equipo de buzos profesionales de la empresa de Salvamento y Buceo El Austral, provenientes de San Antonio Oeste, logró recuperarla mediante un operativo que requirió la utilización de equipamiento especialmente diseñado para este tipo de empresas.

Te puede interesar...

“Fue un trabajo impecable gracias a la capacidad de mis compañeros y de la gran colaboración que recibimos de mucha gente del lugar”, destacó Luis Tony Brochado, con amplia experiencia en misiones submarinas, y reconocido internacionalmente por haber participado en la búsqueda de los submarinos nazis que supuestamente encallaron en la costa atlántica rionegrina tras la Segunda Guerra Mundial.

Velero (1).png

Cuando habla de sus compañeros Brochado se refiere a su hijo Marcos, que heredó la pasión y sigue sus pasos en el particular oficio, y también de Walter Wisiak, de Las Grutas, y Jonatan Padilla, radicado en Neuquén Capital.

El despliegue llamó la atención de un buen número de vecinos y navegantes del embalse, que se acercaron a prudente distancia para contemplar el procedimiento.

Reflotamiento de barco en El Chocón.mp4

Globos para flotar

Las maniobras fueron seguidas de cerca por personal de Prefectura Naval destinado en la villa neuquina, pues esa fuerza nacional aprobó el riguroso plan de reflotamiento que presentaron los rescatistas, en el que las condiciones de seguridad cumplen un papel preponderante, por los riesgos bajo el agua.

La primera etapa consistió en enlazar la nave desde su base con cabos (sogas de marinería) en forma de “8”, a los que le ajustaron cuatro globos fabricados específicamente para este tipo de operaciones. Estos instrumentos, del tamaño de una heladera grande y que se adquieren en el mercado exterior, se bajan vacíos hasta el punto del naufragio y una vez sujetos se inflan en simultáneo y la nave comienza a emerger.

Rescate velero Chocón .jpeg

Cuando alcanzó la superficie la engancharon a otro cabo y la tiraron hacia la orilla con un vehículo, mientras que fueron desagotando el agua del interior con bombas de achique, como se denominan en el lenguaje de navegación.

Las mismas maniobras ya las habían practicado en marzo del año pasado en Villa la Angostura, donde reflotar un velero similar que se había ido a pique en el lago Nahuel Huapi y que, del mismo modo, el operativo resultó exitoso.

Mantenimiento de fondeos

Brochado resaltó que la labor fue reconocida tanto por el propietario del “Beluga” como por vecinos de la zona vinculados a la navegación.

De hecho, fueron contactados por un empresario que instaló fondeos donde se aseguran las embarcaciones cuando se carece de un puerto o muelle para atracarlas. La labor consistiría en realizar mantenimientos para asegurar el objetivo que tienen que cumplir y evitar accidentes. Son trabajos que requieren equipamiento, experiencia y conocimiento técnico, condiciones que los buzos pusieron en evidencia.

Velero (5).png

La búsqueda de los submarinos

Uruguayo de nacimiento, Brochado hace muchos años que vive en San Antonio Oeste dedicado a la actividad submarina. Ha rescatado embarcaciones en distintos sectores de la costa rionegrina, y fue un colaborador clave en el hundimiento de los cuatro viejos barcos pesqueros que componen el Parque Submarino de Las Grutas, creado para el buceo recreativo.

Sin embargo, su nombre trascendió internacionalmente por la búsqueda de los submarinos nazis, siguiendo una hipótesis que afirma que, tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial, un grupo de oficiales alemanes –entre ellos Adolfo Hitler- desembarcaron en dos submarinos en bahía Creek (entre Viedma y San Antonio Este), donde ambas naves fueron hundidas. Fueron varios los intentos por hallar los navíos, pero no se han encontrado rastros.

Brochado además es amante de las letras, y resumió parte de su trayectoria profesional en un libro que tituló “Una vida de buzo”.

Lo más leído