Cómo fue la estadía de Martino al frente de la "albiceleste"

El ex entrenador de Newell's y el Barcelona estuvo 1 año y 10 meses como DT de la albiceleste.

Un año y diez meses fue lo que duró Gerardo Martino al frente de la Selección Argentina. Arribó en Ezeiza luego de la renuncia de Alejandro Sabella y tras haber tenido su primera experiencia como entrenador en Europa.

Debutó el 3 de septiembre de 2014 en Düsseldorf, contra el último verdugo que tuvo la “albiceleste”: Alemania. En un encuentro sin Lionel Messi, ganó 4 a 2 con un rendimiento excepcional de Ángel Di María.

La identidad que le dio a la Selección fue distinta a la que supo tener bajo el mando de Sabella. La posesión del balón era su principal característica y desarrolló una paciencia inusitada, aunque por momentos este control excesivo le dificultaba generar ocasiones de riesgo.

Meses más tarde se enfrentó a rivales de distinto calibre. Brasil fue el primero de ellos y respetó la tradición, le ganó al conjunto de Martino por 2 a 0. Hong Kong fue el tercer rival, derrotado fácilmente por 7 a 0; y venció a Croacia por 2 a 1.

En la antesala de la Copa América 2015, tuvo una seguidilla de victorias contra El Salvador, Ecuador y Bolivia.

En el certamen continental que se disputó en Chile, el panorama fue diferente. Lo que parecía ser un grupo accesible se convirtió en una pesadilla, principalmente porque a Argentina se le dificultó demostrar la calidad de su plantel respecto del de sus rivales (Paraguay, Uruguay y Jamaica).

Pese a los conflictos que mostró el equipo, accedió a los cuartos de final contra la temible Colombia de José Pekerman. Sin embargo, el conjunto cafetero desistió de atacar y se dedicó a defender, lo que llevó a la Selección a definir el trámite desde los 12 pasos. Argentina ganó 5 a 4, gracias al penal decisivo de Carlos Tevez.

En la semifinal volvió a enfrentar a Paraguay, pero esta vez terminó con una contundente victoria por 6 a 1. Esto dejó a la Argentina en la recordada final que derivó en la primera copa de Chile.

En las Eliminatorias Rusia 2018, Martino consiguió 3 victorias, 2 empates y 1 derrota, lo que deja a la albiceleste en el tercer lugar, detrás de Uruguay y Ecuador, ambos con 13 puntos.

La última desilusión fue la Copa América Centenario, disputada en Estados Unidos. Torneo en el que el equipo pareció más sólido, con una defensa férrea, y un mediocampo que tenía buen manejo de la pelota.

Asimismo, el Tata llevó a algunos jugadores lesionados y otros tantos se lesionaron mientras jugaban la competencia. El plantel quedó corto y evidenció aún más la falta de creatividad en ataque.

Finalmente, la derrota contra Chile parecía ser la llave que abría la puerta de la renuncia de Martino, un entrenador resistido por muchos que demostró que le faltaba algo de carácter para afrontar los momentos decisivos.

Las frías estadísticas marcan un buen rendimiento de la Selección Argentina bajo su mando. En un total de 29 partidos jugados, ganó 19, empató 7 y perdió 3. Logró una diferencia de gol de 48.

Sin embargo, la crisis de AFA fue la que desplazó al Tata de su cargo. El plantel sub-23 que disputaría los Juegos Olímpicos de Río 2016 tenía a sólo seis jugadores (de una lista inicial de 35) y carecía de fondos para poder alimentarse, sumado a que al entrenador le adeudaban varios meses de sueldo, provocaron una salida desprolija.

Ahora el futuro de la Selección quedó supeditado a lo que suceda en la Asociación del Fútbol Argentino, una entidad que desde la muerte de Grondona es un terreno en disputa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído