El clima en Neuquén

icon
30° Temp
27% Hum
LMNeuquen Tatuajes

Cómo fue que los tatuajes dejaron de ser un tabú en Neuquén

Personas de oficios variados, como policías, médicos y enfermeros, y de todas las edades se animan a la tinta. Cómo fue ese proceso, según los especialistas.

Cuando Héctor Antipichún comenzó a trabajar del tatuaje cinco años atrás, todavía había quienes creían que era necesario taparlos o hacerlos donde la ropa no los deje ver. Sin embargo, hoy las obras visibles han tomado valor en la escena local. “La mayoría de los comercios o empresas ya no se fijan en los tatuajes. Ya no influyen a la hora de la presentación de la persona. Hasta policías, enfermeros y médicos se vienen a tatuar”, aclaró el tatuador local.

Para Igor Rivero -colega de Antipichún-, esta normalización de los tatuajes no solo pasa por el reconocimiento artístico que hay hacia su trabajo, sino también a que cambió la forma de ver la piel tatuada: “Antes un tatuaje se asociaba a lo marginal, ahora lo más normal es ver gente que tiene tatuajes en la ciudad”.

Te puede interesar...

"Siempre me la pasé odiando los tatuajes que se hacían mis hijos. No se muy bien por qué, pero hoy en día lo puedo ver desde un lugar más artístico y hasta me animé a hacerme uno", explicó Marcelo Zapata, que a sus 54 años aprovechó la pandemia para tatuarse y hacerse un arito por primera vez en su vida. Claro que no está exento de los prejuicios que lo acompañaron durante toda su vida, pero "ahora pude ver que no es algo malo y se siente bien", contó a LMN mostrando orgulloso el nombre de su nieto en el brazo derecho.

Todos estos factores han cambiado el peso de las miradas en quienes tienen tatuajes y eso hace que directamente quienes elijan hacérselos puedan mostrarlos con total libertad. “Ahora te miran para ver qué tatuajes tenés. En las calles de la ciudad se juega a ver quién colecciona mejores piezas”, completó Antipichún.

Este movimiento ha llevado a que incluso muchas personas se animen a tatuarse partes del cuerpo que años atrás eran poco vistas, como por el ejemplo el rostro. “No solo evoluciona el tatuaje en tiempos de pandemia, también lo hace por cuestión de moda”, explicó Rivero. Es en ese sentido que asocia la música trap con la moda de tatuarse: “Este año tatué muchas más caras de lo que hice en toda mi carrera. Es algo increíble pero es interesante porque eso significa que ya no se vive tanta discriminación”.

Quienes deseen tatuarse en la ciudad de Neuquén pueden encontrar una amplia variedad de tatuadores y tatuadoras, que no solo varían del negro al color, sino que presentan interminables estilos, desde el tradicional al realismo y de lo más caricaturesco hasta el black work.

Las miradas de desaprobación se han cambiado por la admiración hacia el trabajo de quienes usan la piel como lienzo y la libertad de los que eligen tatuarse ya se vive con cierta normalidad en las calles de la ciudad. “Ya no importa si sos joven o un adulto mayor, es cada vez más la gente de 60 años que dejó su propio prejuicio de lado y se acerca a tatuarse”, concluyó Antipichún.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
44.444444444444% Me gusta
37.037037037037% Me da igual
3.7037037037037% Me aburre
14.814814814815% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario