Cómo preparar a nuestro perro ante la llegada de un bebé

Claves para que el crecimiento de la familia sea una felicidad compartida por todos sus integrantes.

¿Hay algo más lindo para una familia que la llegada de un bebé? Esa felicidad inmensa, tan difícil de describir, puede no ser compartida por aquel que se sentía el más mimado de la casa y corre el riesgo de perder su trono. Por eso, para que el perro reciba a ese nuevo integrante con la misma sonrisa que al resto, hay que tomar algunas medidas.

Es primordial que sepamos del carácter de nuestro fiel compañero, que hasta ahora no se había encontrado con ningún obstáculo a la hora de ser mimado y que a partir de la llegada del nuevo miembro, puede tener celos. Si hemos sido observadores y disciplinados, la llegada del bebé no supondrá ningún problema. Si no es así, vos sos una de las personas a quienes van dirigidos estos consejos:

–Antes de la llegada tendremos que empezar actuar como si ya estuviese el bebé entre nosotros, porque hay que suponer que cuando el pequeño llegue no tendremos tantas atenciones con él.

–Cuando sepamos que vamos a ser papás, iremos paulatinamente dándole menos mimos.

–Sacaremos a nuestra mascota de una forma más desordenada, cambiando la hora y el lugar para que él no sepa bien el momento de la salida. De esta forma, le evitaremos estresarse pensando que es la hora y no ha salido.

–La comida será otro aspecto importante a tratar. En primer lugar, no se la daremos a la misma hora para que no sepa cuándo llegará, y en segundo lugar, la usaremos para jerarquizar a nuestro perro.
Tomaremos el recipiente de comida para que la vea nuestro perro, pero sólo lo dejaremos comer cuando nosotros hayamos finalizado. Este será el momento de ofrecérsela y dejar que coma.

–Cuando esté comiendo nosotros meteremos nuestra mano en el recipiente y él no debería hacer el más mínimo gruñido.

–Cuando nuestro bebé empiece andar, a este le llamará la atención el perro -y su comida-; si no estamos delante el día que se le dé por meter la mano para probar su alimento, será la mascota la que jerarquice a nuestro bebé.

Un primer contacto agradable

Lo deseable sería tolerar el primer contacto del bebé con el perro, ya que este lo buscará apenas pase el umbral de la puerta. Se lo mostraremos de forma que lo inspeccione correctamente, siempre con especial cuidado en tener control del perro en todo momento. Por supuesto dependerá de la raza que tengamos. Este primer contacto procuraremos que sea de lo más placentero para el perro, nunca con gritos ni retándolo. Y lo felicitaremos por su buena actitud de forma suave y le daremos alguna golosina.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído