Cómo se las rebuscan los pacientes con los remedios

Ante los aumentos de precios, cada vez piden más genéricos.

Por Georgina Gonzales - gonzalesg@lmneuquen.com.ar

Los precios de los medicamentos aumentaron más del ciento por ciento en un año. Las ventas de las farmacias cayeron. Creció la cantidad de enfermos que buscan remedios en hospitales, así como los que compran genéricos y hasta los que piden fiado para afrontar sus tratamientos. En ese escenario, el gobierno nacional anunció la gratuidad de los remedios para los jubilados, hizo un acuerdo con los laboratorios para contener la inflación en el sector y retomó el programa Remediar.

Te puede interesar...

Los hábitos a la hora de pararse frente al mostrador de una farmacia cambiaron al ritmo que impuso la inflación en el sector medicinal. Hay una postal que se repite: vecinos que ingresan y preguntan cuánto sale cada ítem indicado por el médico antes de pedirlos.

Lucas, empleado en una farmacia de Plottier, contó a este diario que un jubilado solo puede acceder a un medicamento si tiene el descuento de PAMI. De lo contrario, en general, los abuelos se acercan al hospital más cercano o a la salita de su barrio para conseguir lo que necesitan.

“Como somos una farmacia de barrio, si un cliente viene a pedir un medicamento para el que aún no cuenta con la receta se lo damos igual, y cuando a los días trae la receta le completamos la caja”, contó el empleado de una farmacia, quien exhibió que en ese momento tenía ocho cajas de medicamentos abiertas en esta situación.

Costo: La diferencia de precios según la marca puede llegar a superar el 100 por ciento Costo: La diferencia de precios según la marca puede llegar a superar el 100 por ciento

En esa farmacia, un medicamento como el Losacor de 100 mg, que es indicado para los pacientes que sufren de presión alta, sale al público $1239. Si el paciente cuenta con PAMI, el valor que debe pagar es de solo $185.49. “Por esa gran diferencia es que optamos por dárselo fiado, por decirlo de una manera, y esperamos que vuelva con la receta”, explicó.

Por su parte, Néstor Scetta, gerente de la farmacia Aiken en Neuquén, aseguró que en su rubro está “todo muy parado”. “La gente que llevaba una caja ahora se lleva solo una tira, cuida mucho el bolsillo”, describió el comerciante.

Ante este cambio de hábito entre los usuarios, Scetta explicó que cuando llega un paciente con una receta que no puede pagar, tratan de asesorarlo sobre laboratorios alternativos que sean más económicos.

p07-pieza-remedios.jpg

LEÉ MÁS

Cayó la banda del Clio Gris tras seguidilla de siete robos: así operaba el Keko y el Gato

Convocaron a los municipales para la próxima semana

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído